Este viernes se desarrollaron varios allanamientos por la causa de robo que involucra a una policía de Esquel y a su pareja, en donde indican que liberaba zonas para que el hombre pueda robar. Fue separada del cargo y le secuestraron el arma reglamentaria y el teléfono celular.

El comisario mayor Pablo Naya, jefe de la Unidad Regional de Esquel, explicó el modo de delito: "una persona golpea la puerta de una vivienda aduciendo ser el delivery, ingresan dos personas más en forma violenta y son repelidas al ingreso dándose a la fuga", señaló.

Y detalló que a través de un trabajo de la División de Investigaciones: "se logró conectar ciertos indicios que hacen presumir que una empleada policial con prestación de servicio en el Centro de Monitoreo tendría algún grado de participación", así lo indicó a QS Notas.

En la vivienda de la empleada policial se llevaron adelante otras pericias, además en un taller mecánico donde se secuestró un vehículo que habría participado el día del hecho de robo.