RAWSON (ADNSUR)  - En la jornada de este martes, el fiscal Marcos Nápoli inició la parte procesal de los alegatos con los que intentará lograr que se condene a los imputados en la causa. Allí indicó que "el dinero obtenido era para solventar gastos de campaña y también para pagar los sobresueldos de los integrantes de la asociación”, y mencionó a Víctor Cisterna como el primer conductor de la asociación ilícita.

Se trata de la causa por corrupción más importante en la historia de la provincia, que investiga la asociación ilícita de decenas de empresarios y funcionarios que actuaban con retornos de la obra pública durante la última gestión de Mario Das Neves. Una veintena de empresarios imputados originalmente en el caso accedieron a la suspensión del juicio a prueba (probation) para evitar ir a juicio, que se lleva adelante con los ex-funcionarios Víctor Hugo Cisterna, Diego Miguel Correa, Gonzalo Carpintero Paterson, Pablo Alejandro Oca, Diego Correa, Juan Martín Bortagaray, Alejandro Pagani y Diego Lüters; además del empresario Martín Castillo, como imputados

Este martes, el fiscal recordó la reunión que tuvo Cisterna con el empresario Juan Carlos Papaiani en donde le dijo que habían tenido “muchos gastos de campaña y le impone del pago de retornos del 3 o el 5%”. Papaiani era el presidente de la Cámara de la Construcción y se lo comunicó luego a sus integrantes haciendo la salvedad de que cada uno fijara libremente su postura.

Destacó que el recaudador del dinero fue Pablo Bastida, también imputado en la causa. Lo mismo destaca del testigo empresarios de la construcción Carlos Palacios pagador también de esos retornos.

Dijo que la transición de Cisterna a Diego Correa de la conducción de la asociación ilícita “fue ordenada, aumentando el trabajo del imputado Diego Luters, tal como lo dijo en su testimonio.

Así Nápoli resumió lo dicho por cada uno de los empresarios que a manera de testigos, manifestaron en el juicio conceptos similares sobre los mecanismos ilegales utilizados por el grupo investigado.