COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este martes se realizó la audiencia de control de detención a Jonatan Guerrero por un hecho de violencia contra su ex pareja en la vía pública ocurrido el pasado lunes.  El hombre violó la prohibición de acercamiento, y atacó a su ex pareja en la calle 13 de Diciembre y Aristóbulo del Valle; comenzó a insultarla, le puso pegamento en la cabeza y le pegó con un palo en la boca. 

La funcionaria de fiscalía, Natalia Gómez, se refirió brevemente al hecho a investigar, cuando el pasado 11 de marzo de 2019, siendo aproximadamente las 17:50 horas., Ángel Jonatan Guerrero se acercó a su ex pareja, quien se encontraba junto a una amiga en intersección de calles 13 de Diciembre y Aristóbulo del Valle de esta ciudad. En tales circunstancias, Guerrero comenzó a insultar a la víctima y a ponerle pegamento en la cabeza, tras lo cual tomó un palo y le pegó con el mismo en la boca. 

El imputado vulneró la medida cautelar de prohibición de acercamiento que pesa sobre él, la cual se encuentra vigente y debidamente notificada el 1 de febrero de 2019. Dicha medida de restricción le impide aproximarse a la víctima, y la misma fue implementada por la Dra. María Marta Nieto, jueza a cargo del Juzgado de Familia Nro. 1 el 21 de enero de 2019, ostentando la misma  un lapso de duración de tres meses.

La víctima presentaba heridas en su labio de carácter leves.

Dicho accionar fue observado por un agente policial de la Seccional Segunda, que circulaba a bordo de su vehículo particular, quién vio a Guerrero golpear a la víctima, por lo que descendió de su rodado y comenzó a correrlo hasta la parada de colectivo, en la calle Aristóbulo del Valle, al costado del Supermercado La Anónima, donde se logró finalmente detener a Guerrero.

El hecho fue calificado jurídicamente como “desobediencia judicial, en concurso ideal con lesiones leves, agravadas por haber sido cometidas contra una persona que se mantuvo una relación de pareja”, en calidad de autor para Guerrero.

La fiscal a cargo de la investigación es la Dra. María Laura Blanco y se solicitó el plazo de seis meses para concluir con la investigación y se declare legal la detención del imputado. Éste "tiene causas en trámite por lesiones, desobediencia y amenazas", recordó la funcionaria. En este sentido, solicitó la prisión preventiva del imputado hasta el día viernes, cuando se le otorgue una medida sustitutiva de prohibición de acercamiento y se le coloque la tobillera electrónica al imputado, como a la víctima, entendiendo que en el caso se dan los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación.

En caso de recaer condena, la misma será de cumplimiento efectivo ya que Guerrero registra un antecedente condenatorio por el delito de robo agravado por el uso de arma de fuego. La funcionaria argumentó el comportamiento del imputado en otros procesos.

Por su parte la defensora, Claudia Torrecillas, argumentó que no cree que se trate de un caso de violencia de género, sino que son dos personas en situación de calle con problemas de consumo. "La privación de libertad es hasta que se materialice el trámite de la tobillera", sostuvo la defensora, quien agregó que no se encuentra debidamente acreditado el peligro de fuga, solicitando presentaciones diarias de Guerrero ante la autoridad Judicial.

Finalmente, la jueza penal, Raquel Tassello, resolvió declarar legal la detención de Guerrero, y formalizar la apertura de investigación del caso en su contra, dándolo por anoticiado del hecho, su calificación legal y por asegurada su defensa técnica.

Estableció seis meses de plazo de investigación, refiriéndose asimismo a la prohibición de acercamiento y contacto que debía cumplir Guerrero: “No se puede aducir que esto fue un encuentro casual”, resumió, disponiendo su prisión preventiva hasta el próximo viernes 15 al mediodía, donde se le colocará una tobillera electrónica para implementar la prohibición de acercamiento.