Río Gallegos vivió una noche agitada para la policía ante la realización de una fiesta clandestina en la que cuando intervinieron distintos efectivos, fueron agredidos por los participantes.

En ese sentido, durante las primeras horas del domingo, varias comisarías de la capital de Santa Cruz recibieron llamados de vecinos denunciando encuentros ilegales.

Entre ellos, el de una fiesta que en Bernardino Rivadavia al 900, dentro del casco céntrico de la localidad y frente al predio del Atlético Boxing Club.

Según informó La Opinión Austral, el lugar de la fiesta era un local alquilado, que fue denunciado por ruidos molestos.

Además, el organizador de la misma habría sido un integrante de Gendarmería.


Cuando arribó la Policía, los presentes se mostraron agresivos con los efectivos que interrumpieron la juntada.

Durante el operativo, al menos seis personas aprehendidas hasta la Comisaría Primera.