COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  Gustavo no armó las valijas de un día para otro. El impuso de irse le vino como un flash, como cuando a un fotógrafo se le cruza frente a los ojos la espontaneidad de una escena única. Conocedor de cámaras y lentes, apasionado de la fotografía, sabía que a las mejores tomas también se las prepara, se las elabora, se las madura en la mente y el ojo del fotógrafo. Y se preparó durante varios años para poder alcanzar lo que se había propuesto: migrar a otros horizontes para desarrollarse profesionalmente. Escuchá su historia en este episodio de "Comodorenses por el Mundo"

Instagram: @gustavozyrianov
Instagram: @gustavozyrianov

En Comodoro, Gustavo Velázquez trabajaba como camarógrafo de un canal, aunque sentía predilección por la fotografía. Cuando supo que tenía todo preparado, viajó a Europa para probar el campo laboral en el que quería crecer. Si bien los inicios no fueron fáciles, lo convencieron de que no se había equivocado al elegir.

Instagram: @gustavozyrianov
Instagram: @gustavozyrianov

"Volví a Argentina, a Comodoro, puse mis cosas en orden, y me fui. Dejé todo atrás, me llevé sólo un par de zapatillas y una ojota, una sola, porque la otra se me perdió", cuenta a "Comodorenses por el Mundo".

Sus ganas de mirar otras realidades a través de una cámara lo llevaron a retratar la actualidad de varios países, incluso como corresponsal de guerra, sintiendo las balas pasar cerca. Hoy lleva más de 10 años viviendo en Rusia, un país que -asegura- es muy hospitalario hacia aquellos que demuestran verdadeo interés por conocer sus costumbres y cultura.