Carina Gerlero es especialista en Coaching Experiencial y la Transformación de Equipos y Agilismo, experta de Identidad Argentina y fundadora de Moove. Con 20 años de trayectoria corporativa en empresas nacionales e internacionales, abordando la transformación de equipos de trabajo, Carina conversó con ADNSUR sobre la importancia de las empresas familiares en el desarrollo del país, pero también sobre los desafíos que tienen que superar para no quedarse en el camino.

Si no tenés Spotify no te preocupes, escuchalo acá

En Argentina el 80% de las empresas son familiares y son fundamentales para el crecimiento económico de un país.

Qué son las empresas familiares, cuáles son sus fortalezas y posibles conflictos y la importancia de la transición desde los fundacional a la funcionalidad.

Fracasos o éxitos pueden ser adjudicados perfectamente a la condición de ser empresas familiares. Herencias, compromisos o simplemente el sueño de trabajar con los que más amamos y confiamos hacen que se generen por todo el mundo las distintas empresas familiares.

En Estados Unidos, al igual que en Argentina, el 80% de las empresas son de origen familiar y en Europa un 60%.

Las principales fortalezas que tienen este tipo de empresas se presentan por el compromiso, no importan las horas extras no importa el salario el principal objetivo es hacer que funcione con una visión más a largo plazo. También el conocimiento y la comunicación directa que existe entre los miembros de las organizaciones familiares será de una forma más informal y el conocimiento es innato e incorporado a veces sin darse cuenta.

La flexibilidad a la hora de la forma en que tienen que coordinar para el trabajo los tiempos que se manejan o mismo el dinero que siempre se piensa y se prioriza la reinversión y no el retiro de capital. Tampoco existen los gremios ni sindicatos.

Las empresas familiares tienen una cultura estable sus valores las normas y las éticas las establecen los mismos dueños. Hay una rapidez para la toma de decisiones que agiliza muchísimo todos los mecanismos.

Pero como hay fortalezas también existen problemas relacionados a este tipo de relación comercial, y se presenta cuando empieza a crecer la sociedad en el transcurso del tiempo. Este proceso fundacional a lo funcional en donde el dueño debe reconocer que necesita por ejemplo incorporar un gerente comercial, pero a la hora de ofrecer una remuneración muchas veces no está acorde a lo que es el mercado, saque siempre estas tareas se han desarrollado dentro de los miembros familiares y se desvaloriza lo que realmente vale esa función.

También uno de los mayores inconvenientes que se encuentran es que muchas veces para puestos de trabajo se buscan perfiles que tengan que ver más con la confianza del dueño que con las habilidades propias que se requieren para el puesto. Lo que puede ser una fortaleza en cuanto a la toma de decisiones cuando se tiene que profesionalizar la empresa sí no sé delega como corresponde puede llegar a ser un conflicto.

El principal problema que se puede presentar a medida que va avanzando y creciendo en la empresa es el poder delegar y esto quita la posibilidad de innovar tan importante para cualquier organización.

Incorporar una persona ajena al núcleo familiar es algo que cuesta aceptar en estas organizaciones.

El dueño, por otro lado, necesita y quiere que el resto de los integrantes sean autónomos, pero no están generados los mecanismos necesarios para que cada rol sepa cuál es su función su desempeño su autoridad con qué soporte cuenta. Y también es muy difícil premiar reconocimientos en las empresas familiares ya que no existen métricas para poder valorar los distintos desempeños y muchas veces deja de ser objetiva

El dilema del crecimiento

Este proceso desde los fundacional a lo funcional tiene que ver con el profesionalismo y está basado en la estrategia por un lado en donde esto está pura y exclusivamente relacionado con el dueño o los dueños en donde deben comenzar a poder plasmar lo que es su misión su visión y los valores que necesitan transmitir.

También en este proceso es muy importante pensar en la gente en el equipo de trabajo en poder incorporar personal idóneo a cada puesto de trabajo y no solamente por cercanía en cuanto a sentimiento. Y el tercer punto fundamental en el cambio es el de procesos y tecnología. Las organizaciones deben incorporar un sistema que soporte todos estos cambios y maneras de trabajar sistematizadas, deben incorporar sistemas de gestión. La posibilidad de incluir métricas objetivos indicadores que puedan ser evaluados para ir haciendo el seguimiento del rumbo de la empresa.

Existen profesionales y empresas abordando desde el coaching que acompañan este proceso de profesionalismo a las organizaciones, se habla de metodologías ágiles para acompañar a las organizaciones y lo más importante y saber que se debe construir una nueva cultura de trabajo, cambiar las formas en que se hacen las cosas, cada empresa tiene su tiempo de proceso entre los fundacional y lo funcional pero tarde o temprano esto debe realizarse para que las organizaciones familiares puedan continuar de generación en generación que es 1 de los objetivos principales de este tipo de organización.