El presidente Alberto Fernández volvió a apuntar este martes contra el gobierno de Mauricio Macri, y pidió  "dejar atrás la Argentina de la especulación y de los dólares fugados”.

Los dichos del mandatario se dieron en el marco del  cierre de a Convención Anual 2021 de la Cámara Argentina de la Construcción, donde durante su discurso llamó al “diálogo y el consenso” para lograr el “país que nos acobije a todos”.

“Debemos construir un puente hacia la Argentina productiva y dejar atrás la Argentina de la especulación. De esa Argentina venimos. Esa Argentina nos costó millones de dólares fugados. Algunos hoy en los diarios vimos cómo duermen el dinero argentino en paraísos fiscales, dinero que se fugó de la Argentina. Y que nosotros necesitaríamos tenerlo aquí para poder producir y seguir construyendo, para poder seguir avanzando", dijo Fernández en su discurso.

Y sumó: "Nada es más virtuoso que el capital que se invierte, que convoque al trabajo. Que esa unidad entre el capital y el trabajo se convierta en más producción. Que esa producción crezca y exportemos todo lo que podamos. Ese es nuestro mayor anhelo”.

En ese sentido, el jefe de estado consideró que “el dilema no es discutir si hay una economía formal y una economía popular. El dilema es ver si podemos salir de la economía de la especulación y pasar a la economía que produce", porque "si triunfa la economía que produce, el trabajo va a existir".

"Yo ya lo viví y recuerdo mis años de jefe de Gabinete, con 2 millones de planes cuando llegamos y cuando nos fuimos dejamos 400 mil”, recordó.

“Ahora que la pandemia ha pasado se volvió a instalar algo que yo quería superar aquel 10 de diciembre: la confrontación. Que era algo que yo hablaba, de recuperar el diálogo. La pandemia nos volvió a poner en veredas diferentes en volver a confrontar. Tanto dolor y pena tenía que servir para pensar al mundo de otro modo y poder ver cómo construimos ese mundo hacia adelante”, agregó Fernández.

Las elecciones legislativas del próximo mes de noviembre fue otro de los temas tratados por el presidente, quien aseguró que tras la derrota electoral en las PASO decidió  “salir a escuchar a los vecinos” para contrastar “las percepciones que uno tuvo”.

Por último, y hablándole a los empresarios presentes, les pidió "que unamos fuerzas, que sea para decirle sí al diálogo y no a la obstrucción permanente, sí al que invierte y no al que especula”.

“Es tiempo de escucharnos de terminar con los gritos altisonantes y de aprender a escucharnos entre nosotros para saber qué nos pasa, es importante ponerse en los zapatos del otro para saber cómo caminar hacia el futuro (...) Le digo que sí a escuchar y gobernar, y le digo que no a la idea de encerrarnos, de creer que debemos gobernar sin escuchar al otro”, cerró.