Según planteó Héctor Millar, titular de la empresa provincial que opera áreas en sociedad con Tecpetrol e YPF, lo que se conoce extraoficialmente del proyecto no incluye premios para seguir sosteniendo la producción en yacimientos maduros como los de San Jorge.

En estas áreas, comparó, “cuesta muchísimo más, porque el sostenimiento de la curva de producción está basado en los niveles de perforación que demandan los yacimientos. Y esto no está contemplado (en la nueva ley), en esta cuenca cuesta mucho sostener la producción porque para eso es necesario hacer nuevos pozos. El record de producción de YPF en Chubut lo hizo con recuperación terciaria, no con más perforación, pero al resto de las operadoras les cuesta mucho mantener la curva y eso no lo contempla la nueva ley”.

Traslado de inversiones

En consecuencia, dijo Millar en diálogo con Periodismo de 10, por CNN Comodoro, el proyecto podría provocar que “operadoras que tengan áreas para trabajar en Neuquén, tomen la decisión de invertir en menor escala aquí en la provincia de Chubut, porque todo lo que hagan en Neuquén calificaría como nuevos proyectos y estarían adecuados, adentro de los incentivos de los que habla esta ley”.

En definitiva, al contar con una rentabilidad más alta y más rápida, varias de las operadoras que trabajan en ambas cuencas trasladen parte de sus presupuestos hacia la Neuquina, según estimó el presidente de la empresa estatal chubutense.

“No hay un incentivo para aquellos que están trabajando para frenar la curva declino, lo cual se hace en base a perforación –insistió Millar-. Eso requiere muchísimas inversiones, que en el caso de la provincia del Chubut, entre todas las operadoras es más de 1200 millones de dólares. A raíz de los incentivos en otros yacimientos, muchos evaluarían la posibilidad de (en vez de invertir en este yacimiento maduro) hacer una inversión en un área donde está favorecida claramente, reorientando sus inversiones”.

Para el titular de Petrominera, “tenemos la obligación de ponernos en alerta, de poner en pie a la provincia y hacer una férrea defensa del  recurso que es de los chubutenses, con una cuenca que le ha dado muchísimas divisas al país, no sólo desde Chubut sino también desde Santa Cruz”. 

“Dudo que Pablo González no vea el perjuicio”

Al preguntársele precisamente sobre el rol del santacruceño Pablo González, como nuevo presidente de YPF y como hombre que conoce la cuenca San Jorge, Millar respondió en forma crítica:

“No sé si no habrán tenido en cuenta estos efectos, surgen muchas dudas, creo que más bien estamos viendo una obediencia debida al gobierno de turno. Yo tengo serias dudas, honestamente, de que el presidente de la compañía no sepa que esto perjudica claramente a YPF en Santa Cruz y a los propios santacruceños. Y veamos esta situación: YPF invierte Santa Cruz  300 millones de dólares, de los cuales 80 ó 90 correspondían a una obra civil, es decir, que no aportaba en materia de producción. En Chubut 160 y sin embargo, para Neuquén fue de 1500 millones de dólares. Es decir que esto no es de ahora, este destrato viene de los últimos presupuestos y evidentemente ahora lo refuerzan mucho más con este proyecto de de ley, que hasta ahora es un borrador. No vemos un federalismo, sino que vemos un regionalismo específico a favor de Vaca Muerta”.