BUENOS AIRES (ADNSUR) - La Cámara de Industriales Fundidores de la República Argentina remitió una nota al ministro de Producción del país, Francisco Cabrera, para cuestionar que empresas petroleras adquirieron “una importante cantidad de equipos de bombeo chinos, que podrían haber sido fabricados en Argentina por la empresa del Estado Tandanor, u otras”. La queja tiene como disparador a una operatoria que habría concretado YPF, pero la nota asegura que también otras tuvieron similar decisión.

Industriales cuestionan a petroleras por importar equipos de bombeo de China

“Esto no es una excepción –asegura la nota dirigida al ministro-, ya que hoy tanto YPF, como todas las demás petroleras (todas concesionarias y con una actividad claramente regulada por el Estado), cuando un producto chino cuesta pocos pesos más barato que uno argentino (subestimando en muchos casos la confiabilidad, lo que implica incluso contingencias importantes para los trabajadores) compran el chino”.

La nota cuestiona a YPF por la compra externa pese a tener un programa para el desarrollo de proveedores locales, al tiempo que señalan: “El argumento central: la industria local debe ser competitiva (objetivo con el cual coincidimos), pero ¿serán realmente competitivos internacionalmente el sector petrolero y los demás sectores? ¿O los autos o medicamentos valen lo mismo que en el Primer Mundo?”.

“Nuestro sector, justamente por ser de mano de obra intensiva, está tendiendo a la desaparición (que en nuestro caso no es un cierre, sino una quiebra, donde el Estado también pierde). Si desaparecemos por falta de materia prima, también desaparecerán nuestros clientes, como de hecho ya está ocurriendo (hoy por hoy se importa nuestro producto, sino que se importa lo producido por nuestros clientes, que obviamente además dejaron de exportar). Nuestro ‘delito’ y el de nuestros clientes es justamente el de ocupar mucha gente (mucha más que la minería o el petróleo, o las fábricas de autos, o los farmacéuticos, etc). Nuestras producciones se están desplazando a Brasil, México, USA, Alemania, Japón, China, etc. Simultáneamente, pocos sectores de mano de obra no intensiva, o regulados, o monopólicos u oligopólicos, o privilegiados, o concesionados, se están quedando con un porcentaje insostenible de la riqueza”.

En la extensa nota firmada por Walter Paolini, presidente de la entidad, aluden a la primarización de la economía en detrimento de los sectores industriales, lo que redunda en “la exportación de cueros para importar zapatos”, entre otros ejemplos. Advierten que dicho proceso, iniciado en 1976 hasta la fecha, “logró multiplicar la pobreza por seis”.

Los industriales solicitan a Cabrera la posibilidad de dialogar, si bien admiten que ya tuvieron varias reuniones y no obtuvieron resultados: “Esperamos recibir noticias suyas con la misma velocidad con que su ministerio actúa ante necesidades del sector automotriz, o minero, o petrolero, o farmacéutico, o de los sectores que recurren a medidas de fuerza, con las que no nos identificamos. De no ser así, sabremos finalmente que la desaparición de los sectores transables de mano de obra intensiva no son una preocupación para el Gobierno Nacional. Tenemos fe de que así no sea”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!