COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El ataque de los rebeldes hutíes de la República de Yemen a refinerías de la compañía Saudi Aramco provocó este lunes la mayor suba en el precio del petróleo, medida de un día para otro, desde que en 1991 estallara la guerra del Golfo: el crudo Brent cotizaba hoy a más de 65 dólares por barril, lo que significa casi un 9% de incremento respecto del viernes. Si bien en la Argentina rige un congelamiento de combustibles y el barril se “clavó” en 59 dólares hasta el próximo 16 de noviembre, el porcentaje de crudo que exporta Chubut se verá favorecido por la suba del mercado internacional, con una mejora proporcional en la liquidación de regalías.

El crudo tipo Brent, que se toma como referencia en nuestro país, cotizó este lunes a U$65,11 por barril –el viernes había cerrado a U$60,27-, con un salto del 8,9% en la cotización intradía, como consecuencia de que la producción del gigante árabe se redujo a la mitad de su bombeo petrolero diario (de 9,8 millones de barriles diarios, quedó incapacitada en el bombeo de alrededor de 5,7 millones de barriles). Esa situación se produjo tras los ataques del sábado último, por parte de rebeldes hutíes que utilizaron 10 aviones no tripulados para destruir dos refinerías de Saudi Aramco, la mayor petrolera del mundo, en el marco del conflicto que mantiene el grupo rebelde de ese pequeño país –con apoyo de Irán- frente a Arabia Saudita.

Lejos de aquellos acontecimientos internacionales, la provincia de Chubut puede verse indirectamente favorecida por la suba del precio del petróleo, si se mantiene esta tendencia. Esa mejora en la cotización sería recibida sobre la proporción del petróleo que exporta esta provincia –entre un 30 y 40% de su producción diaria total-, que queda por fuera de los alcances del decreto 566/2019, que para congelar los precios de combustibles normatizó el barril en un precio fijo de 59 dólares, para las operaciones del mercado interno.

Aún con los descuentos que implican las retenciones a la exportación de petróleo, la mejora en el precio internacional aportará algo de oxígeno a las cuentas provinciales, en una magnitud que dependerá del alcance de la suba de precios, que podría ser contrarrestada por el reciente anuncio de Estados Unidos, de autorizar el uso de sus reservas estratégicas para garantizar el abastecimiento del mercado.