COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La Municipalidad de Comodoro Rivadavia deberá pagar una indemnización de más de medio millón de pesos, por su responsabilidad en un accidente de tránsito que terminó con un muerto. Se trata de un padre de familia que falleció trágicamente el 16 de mayo de 2007, aplastado por un Ford Falcon, en Rivadavia casi Belgrano. Los dos responsables del coche también deberán ayudar en el pago de 452 mil pesos, cifra que crecerá con los intereses.

Según el fallo al que tuvo acceso ADNSUR, la Sala Civil del Superior Tribunal de Justicia consideró que el municipio no cumplió con su obligación de controlar el tránsito en la ciudad y no impidió que circularan coches que no están en condiciones. Esta falla causó el accidente. Al fallo lo firmaron Alejandro Panizzi, Jorge Pfleger y Daniel Alejandro Rebagliati Russell.

La señora T.D.C.L. y su hija menor A.B.D., demandaron por daños y perjuicios a los señores M.A.R. y C.F.R., dueños del Falcon. La víctima fue L.A.D. Esa tarde el vehículo conducido por el señor R. bajaba por Rivadavia y se quedó sin frenos. El conductor, al advertirlo, se bajó. El automóvil, fuera de control, embistió otros automotores y al señor D., quien quedó aprisionado entre el Falcón y un Volkswagen Gol. Murió en el acto.

En su reclamo, la viuda del vecino y su hija apuntaron contra la Municipalidad por omitir su obligación de hacer cumplir las ordenanzas.

“Se dejó circular a un automóvil que debió ser retirado de la circulación en atención no solo a su calamitoso estado sino porque no contaba con la patente vigente en uso ni con el seguro obligatorio. Es decir, no reunía las condiciones básicas para poder circular”, dice la sentencia.

Lo curioso del caso es que el primer juez, la Cámara de Apelaciones de la ciudad petrolera y el procurador general Jorge Miquelarena admitieron el pago de la demanda pero dijeron que el municipio no era culpable. La familia debió llegar al Superior Tribunal de Justicia.

Según la apelación, el Falcon llevaba una patente que no estaba vigente desde hacía más de quince años. No tenía freno de mano, le faltaban partes desde su vista exterior, sin asiento para el conductor ni frenos en la tracción trasera. “En fin, en un estado notorio de deterioro”.

Remarcaron que el mal estado del vehículo databa de mucho antes del accidente, ya que no contaba con revisión técnica ni cambio de patente ni seguro ni ninguna norma obligatoria para poder transitar. “Tampoco estaba disponible la única grúa para trasladar los vehículos secuestrados, por lo que continuaban en posesión de sus guardadores, sea cual fuere el estado de los rodados”.

SIN CONTROLES

La causa probó que en 2007 hubo apenas seis controles municipales de tránsito. Y los inspectores admitieron falta de personal, capacitación, vehículos suficientes y elementos de comunicación. “Hubo un obrar negligente por no retirar de circulación vehículos que no se encuentran en condiciones de circular. La pericia accidentológica expresamente señaló que el vehículo causante del daño no debía estar circulando dado su estado crítico, y que al accidente lo causó la inobservancia de las normas de tránsito”.

El STJ recordó que para la circulación, Comodoro cuenta con varias ordenanzas que exigen contar con frenos y chapas reglamentarias. También con el seguro obligatorio para cubrir daños a terceros. La Municipalidad tiene la facultad de retirar de la vía pública a los rodados que no cumplan con las condiciones de seguridad, incluida la Verificación Técnica Vehicular.

En este escenario, el responsable del control es el municipio, que no secuestró al Falcon que mató al vecino. Un año antes del accidente, el coche había sido multado por llevar patente vieja. Eso debió bastar para sacarlo de la calle. “Carecería de sentido imponer conductas obligatorias a través de las normas viales sin la correlativa obligación de hacerlas cumplir. Este rol no se logra, evidentemente, con tan solo seis controles anuales”, criticó el máximo tribunal chubutense al municipio petrolero.

“Si el municipio hubiera secuestrado el vehículo cuando le confeccionó la infracción por circular con una chapa fuera de vigencia y que seguía radicado en Mar del Plata, sin seguro, cuyo deterioro era evidente a simple vista como para sacarlo de circulación, el accidente hubiera sido prevenido”, dijo el fallo.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!