Desde Ushuaia están a la expectativa y ya gestionan para que los dirigentes del fútbol argentino se inclinen hacia la ciudad del Fin del Mundo.

El calendario de River y Boca, es apretado antes de la Copa América que iniciará en junio. Es por esto que el partido podría jugarse recién después del certamen continental. Antes, casi imposible, debido a que ambos juegan Copa Libertadores entre semana y la Copa de la Liga Profesional los fines de semana. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA