El clásico femenino de Portugal entre el Benfica y Sporting de Lisboa marcó un hito en la historia del futbol: durante ese partido se estrenó el uso de la tarjeta blanca. Este nuevo cartón se sumó a las ya conocidas roja y amarilla, establecidas desde 1970. 

Minutos antes de que terminara el primer tiempo, la jueza Catarina Branca detuvo el juego. Sacó de su bolsillo la tarjeta blanca y se dirigió hacia los médicos de ambos equipos, que debieron atender de urgencia a un hincha que se había desmayado. Acto seguido, los aplausos de las 15 mil personas presentes resonaron en el estadio.

Según explicó el medio portugués A Bola, “la tarjeta blanca es un recurso pedagógico que tiene como objetivo ensalzar la conducta éticamente correcta, practicada por deportistas, entrenadores, directivos, público y demás agentes deportivos”. Contrasta definitivamente con la amarillas y roja que se utilizan para disciplinar a los jugadores por mala conducta.

Usaron por primera vez la tarjeta blanca en el fútbol: Qué significa y en qué momentos se puede usar

De momento, es utilizada solo en Portugal, y se enmarca en una iniciativa del Plan Nacional de Ética en el Deporte para fomentar el juego limpio, que adoptó la Federación Portuguesa de Fútbol.

No hay autorización de la FIFA o la IFAB (International Football Association Board) para utilizarse de forma global y obligatoria en el resto del mundo.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!