El legendario boxeador estadounidense Mike Tyson no deja de sorprender a sus seguidores en cada entrevista que brinda. En diálogo con ESPN, el ex púgil de 53 años reconoció haber usado la orina de sus hijos y su esposa para evitar que saltaran los controles de antidopaje en la previa a sus peleas.

En la autobiografía que salió a la luz en 2013, titulada "Undisputed Truth", el ex campeón de los pesos pesados ya había reconocido que en la mayoría de sus presentaciones había entrado drogado al cuadrilátero. También revelaba que había utilizado un pene falso pero nunca detalló de quién era el contenido del mismo ni cómo lograba superarlo.

En el reportaje,el entrevistador le mostró una foto de Donell Cooper II, basquetbolista que fue castigado por usar sustancias prohibidas. El jugador intentó cambiar su orina por la de su esposa para pasar un control antidoping y cuando llegaron los resultados descubrieron que había gHC (hormona producida por la placenta, que indica que esa persona está embarazada).