Luego de más de tres meses de cuarentena en Comodoro Rivadavia, Sebastían Vega logró emprender viaje junto al uruguayo Bernardo Barrera rumbo a sus pagos. Una travesía que les llevó más de dos días hasta llegar a destino. Precisamente allí se encuentra ahora, en su Gualeguachú natal, a la espera de lo que suceda con el avance de la pandemia y cómo repercutirá en el regreso del básquetbol.

“Es una incertidumbre bastante grande, estamos a la expectativa sin tener nada concreto. Estoy tratando de entrenar, hacer cosas para que la cabeza no me juegue una mala pasada y no me ponga mal, esperando que esto se solucione. Sabemos que los dirigentes van a hacer lo mejor para que arranque lo antes posible, pero es algo que no tenemos control”, detalló el jugador. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA