Su último equipo fue el Club Deportivo Caupolicán de Chile (tercera división), pero Linares no se sentía a gusto. “No quería seguir, no estaba del todo cómodo. Y allá en esa categoría necesitás jugar un año si o si en el mismo club para pasar a otro. Tenía otras ofertas de Chile, pero por esto que te comenté no podía jugar y no quería estar 6 meses sin poder jugar”, expresó a Pasta de Campeón. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA