Colón planteó un comienzo de primer tiempo a pura lucha para incomodar y reducir el caudal ofensivo de River. Fue parejo, sobre todo porque el calor y la fatiga generaron imprecisiones, hasta que el Millonario encontró algunas ocasiones y terminó abriendo el marcador a través de Julián Álvarez, a los 41 minutos. 

El delantero no perdonó y definió de primera con un zurdazo tras un gran centro desde la derecha de Santiago Simón. Un grito importante para el integrante de la Selección Argentina, ya que a esa altura llegaba a los 35 goles en 59 partidos con la camiseta de River y alcanzaba la línea de Gonzalo Pity Martínez como el cuarto goleador histórico de la era Gallardo

El segundo tiempo ya se jugaba como quería River ante un Colón que no oponía mucha resistencia. Primero con una devolución de gentileza de Álvarez para Simón que terminó por arriba y después con el doblete de Julián en el rebote tras una gran combinación entre Enzo Fernández y José Paradela.

Colón, en tanto, apenas tuvo un cabezazo de Rodrigo Aliendro que Franco Armani controló casi sobre la línea.

El momento más emotivo de la noche se dio con el ingreso de Ponzio por Fernández para disfrutar de su último partido como profesional en cancha.

Ya el tercero llegó de la mano del ingresado Benjamín Rollheiser -convirtió su primer gol- y la frutilla del postre la puso Jorge Carrascal, quien provocó a los hinchas sabaleros en el festejo y todo terminó con la bronca y expulsión de Rafael Delgado.

Después de confirmar su continuidad por un año más, Gallardo se va de vacaciones más contento de lo que estaba. Y es que este significó su tercer título en lo que va del año tras la consagración en la Supercopa Argentina y la Liga Profesional.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!