BUENOS AIRES (ADNSUR) – La intensa lluvia que cae sobre Buenos Aires hace peligrar la Súperfinal de la Copa Libertadores que tiene como protagonistas a Boca Juniors y River Plate. Desde la Conmebol ante diferentes versiones aseguraron que el partido "por ahora se juega".

Fred Nantes, el Director de Competiciones, adelantó que hasta el momento no hay decisión de suspender el partido a pesar del temporal. Sin embargo, autoridades de la Confederación Sudamericana de Fútbol inspeccionarán el estado para examinar el estado del campo de juego.

La lluvia empezó a caer pasadas las 7 de la mañana y recién se interrumpió algunos minutos a las 11, lo que generó la inundación parcial de algunas calles linderas al estadio, como así también la generación de charcos en diferentes sectores del campo.

En caso de que vuelva a llover, la situación podría complicarse demasiado. Además, por resguardo de los futbolistas, como así también de los hinchas que se acerquen hasta la cancha, el partido puede postergarse si es que se presenta una tormenta eléctrica.

Fernando Jáuregui, intendente de la Bombonera, fue optimista de cara al horario en el que está estipulado que comience el partido, a las 17: "Despreocupense, el campo de juego está muy bien". "Tuvimos dos chaparrones muy importantes y drenó muy bien. Hay mínimos detalles que faltan, pero creo que va a andar perfecto, pesado pero bien", añadió en diálogo con Fox Sports.

Fred Nantes, el Director de Competiciones de la Conmebol, se adelantó a la inspección formal el terreno y avisó que por el momento no hay decisión de suspender el partido a pesar del temporal. "Por ahora se juega", explicó el dirigente.