Diego Schwartzman arrancó con el pie derecho en suelo francés. En su debut de este martes, el Peque venció 6-2, 6-2 y 6-3 al taiwanés Lu Yen-hsun en una hora y 43 minutos, y avanzó a la segunda ronda de Roland Garros, donde lo espera el esloveno Aljaž Bedene.

Fue un partido sin complicaciones para el argentino  N°10 del mundo, que logró desplegar una gran versión de su juego, se mostró sólido en el polvo de ladrillo, sólo cometió 10 errores no forzados, y cortó una mala racha de cuatro derrotas de manera consecutiva. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA