Anoche, en los siempre complicados 3.650 metros de altura de La Paz, Boca jugó al influjo de otra buena performance de sus tres juveniles mediocampistas Agustín Almendra, Alan Varela y Cristian Medina, bien respaldados por un grupo de experimentados muy sólido.

El planteo de Miguel Ángel Russo dejó en claro esta noche en los 3.650 metros de altura del estadio Hernando Siles, de La Paz, que sea por sapiencia o por capacidad de adaptación, su mano se vio claramente en el accionar de su equipo.

Tweet de CONMEBOL Libertadores


Y en esta oportunidad la sapiencia y la adaptación tuvieron que ir necesariamente de la mano, porque el técnico, salvo Carlos Tevez, al que él decidió dejar en Buenos Aires contra la voluntad del propio capitán del equipo de 37 años, puso en cancha todo lo que pudo poner, ya que entre lesionados, afectados de coronavirus y suspendidos, una docena de los 35 integrantes de la lista de buena fe tampoco viajaron a Bolivia.