(Pasta de Campeón - ADNSUR) - Su planilla dice frente a La Unión de Formosa el escolta nacido en Fort Walton Beach, estado de Florida, anotó 18 puntos, tomó 7 rebotes y dio 3 asistencias en casi 35 minutos de juegos.

Pero lo más importante fue el trabajo sin balón, aquel que muchas veces es abstracto y que ante los litoraleños fue efectivo en la marca y las ayudas.

Porque no sólo es válido el ingreso de un basquetbolista como ficha mayor en un equipo, sino tener la destreza y habilidad de adaptarse con sólo dos entrenamientos junto a sus compañeros, en una competencia continua como lo es el Súper 20 y donde Elliot lo hizo.

El jugador de 37 años, hizo el Liceo en su ciudad natal hasta que desembarcó por sus cualidades con el básquet en la Universidad de Luoisiana Tech. Incluso se graduó junto al NBA, Paul Millsap, ex compañero de Facundo Campazzo en los Denver Nuggets de la última temporada de la NBA.

Tras la graduación, el hoy basquetbolista de Gimnasia y Esgrima y de pasado en la liga de Uruguay, entre otras, trabajó en la construcción en la mañana y de tarde entrenaba básquetbol para mantenerse en forma y a la espera de una oportunidad.

Iba a llegar en Enero, pero las urgencias y la apuesta de la dirigencia del “mens-sana” precipitaron para bien su arribo al equipo.

"Cuando me gradué fue cuando (Barack) Obama asumió como presidente (en 2008); en Estados Unidos había una gran recesión y escaseaba el empleo", indicó el norteamericano en una entrevista a Réferi de Uruguay.

Sudamérica siempre estuvo cerca

Luego de enviar correos electrónicos a sus conocidos, el perimetral recibió una respuesta y Chile era su oportunidad tras la convocatoria de una persona que el mismo no conocía.

Valdivia fue su primer destino en 2008, en donde el clima no lo acompañó, pues tuvo 15 días de lluvia y nada era al calor de Florida.

"Llamaba a mi casa y le decía a mi padre que quería volver, que me iba a alistar al ejército", reconoce Elliot de último paso por las ligas de Singapur y Hong Kong.

Luego de Chile comenzó con su aventura por Uruguay, tras contar con su primera experiencia en CD Valdivia, donde actualmente juega el comodorense Enzo Amado y en el que jugó Martín Cárdenas.

Para esto su padre, de pasado en el básquet del Liceo, también le indicaba a su hijo que siga adelante y que aguardara, que sus buenas chances llegarían y así fue en el Club Social y Deportivo Anastasia en Uruguay.

En la liga “charrúa” Elliot tuvo un quiebre en su vida deportiva, porque tanto trabajo iba a dar sus frutos y luego de pensar en trabajar en la construcción y en alistarse en el ejército, el perimetral le anotó 53 puntos a nada más ni nada menos que al histórico Aguada.

Su forma de pensar y el crecimiento lo hacen un basquetbolista con sus 37 años que ponga su experiencia al servicio de su juego.

"No me preocupa que me insulten porque vengo de la calle y todo el mundo habla mal en la calle. Pero lo que complica es el contacto físico y la defensa", aseguró.

"En Venezuela los partidos son de 100 puntos, se defiende poco, se corre y se tira", marcó sobre su experiencia en tierras "vinotintos". Luego de esa experiencia llegaría su primer etapa en Argentina cuando vistió la camiseta de Libertad de Sunchales.

El norteamericano de Florida tuvo otros dos pasos más por la Liga Nacional de Básquet, antes de llegar al “Verde” y fueron con la camiseta de La Unión de Formosa y San Lorenzo, este último culminado en campeón de la LNB, bajo el comando de Julio Lamas.

En cuanto a sus gustos personales y por las vivencias en tierras "orientales" tras el otro lado del río de La Plata, Elliot reconoce que le gusta comer asados. "Me gusta la carne y el chorizo", indicó.

El escolta del “mens-sana” es una pieza importante para este Gimnasia y el sistema de juego que busca y pregona Martín Villagrán, más la inteligencia del extranjero fueron claves en medio de sólo dos partidos para que el "Verde" pueda estar en una nueva final.

Marcus Elliot es el "constructor" de ilusiones y un “soldado” del trabajo para este Gimnasia y Esgrima que ya muestra una carta fuerte, con puntos y buen desempeño en cancha, que le da un salto al equipo de Comodoro que sueña con la “Gloria” en su propia Córdoba.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!