Le hizo cuatro en un tiempo a Corea del Sur y después usó el segundo para ensayos tácticos, como la inclusión de Bremer de lateral izquierdo, o reconocimientos tales como la entrada de Dani Alves y ¡el tercer arquero! Sí, Weverton, el único integrante de la lista que no había jugado (ya lo había hecho Ederson, el segundo arquero, en el partido anterior), ingresó para los últimos 10 minutos. El técnico, de gran relación con el plantel, se fija en todos los detalles.

Tite asumió a mediados de 2016, cuando el verdeamarelho no había protagonizado dos ediciones seguidas de Copa América. Le dio orden al equipo, el que ya había mostrado por ejemplo en el Corinthians campeón de la Libertadores en 2012. Ubicó en la cancha a Neymar y luego, le encontró los acompañantes. Recientemente, a partir de niveles muy altos en sus clubes, los cambió: Vinicius pasó a ser una fija, Raphina ganó su lugar, Gabriel Martinelli y Anthony tienen sus ratos. Y más allá de estos rendimientos, Tite siguió armando el equipo de atrás hacia adelante con tres técnicos dentro de la cancha: Thiago Silva, siempre mejor en su selección que en el Chelsea; el líder Marquinhos y Casemiro, muy probablemente el mejor volante central del mundo.

Tweet de DSports

A Brasil le sobra arriba. Tanto que en el primer remate al arco, se puso 1-0. Igual que Argentina contra Australia, es cierto. Pero más temprano, como para que el rival no pudiera ni ponerse en partido. Y no es sólo desequilibrio y contundencia lo que tiene en sus delanteros, también desgaste en la recuperación. Neymar se relaja cuando el equipo pierde la pelota, más que Messi, y sus compañeros corren por él. Vinicius y Raphinha retroceden, mientras que Richarlison presiona al que está cerca. Como Julián Alvarez. Así llegó el segundo gol, el nuestro y el de ellos. Además tienen un arquero de primer nivel, Ederson, que tuvo intervenciones a la manera de Dibu Martínez. La diferencia fue que en ningún momento corrió riesgo la victoria brasileña. Juegan con una autoridad y una personalidad ganadora que intimidan.

Las comparaciones, tanto en los rendimientos de los seleccionados como para la proyección de un posible cruce en semifinales, son tentadoras. Pero nadie gana en la víspera: ni Brasil contra Croacia ni mucho menos Argentina frente a Países Bajos. La sensación, más allá de eso, es que para que se dé ese cruce los de Tite tendrán que ratificar lo mostrado y los de Scaloni, subir un punto su rendimiento sobre todo cuando el partido está 0-0.

Tweet de Gravesen

El deporte con más sorpresas de todos guarda algo de lógica cuando el camino se endereza. Si mañana Marruecos no da el batacazo contra España, los cuartos de final tendrán sólo europeos y los dos sudamericanos mejor rankeados. Hasta ahora pasaron los favoritos de los seis cruces; el último de los seis, el principal de todos.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!