Decir que este presente descomunal empezó en 2014 sería una falta de respeto a su enorme carrera, pero ese fue el año donde Luis Scola, el último representante de la Generación dorada que sigue con la Selección, decidió invertir a futuro, mejor dicho, a presente. a invertir en aquel y a visionar este, de semifinales mundialistas. Por aquel entonces apostó a la posibilidad de levantar un espacio para continuar entrenando en sus tiempos de vacaciones en su campo de Castelli, a unos 150 kilómetros de la capital bonaerense.

Junto a Mariano Sánchez en la preparación técnica y Marcelo López en la preparación comenzó a desarrollar esta versión suya abrumadora de hoy. Un auténtico Rocky Balboa de las pampas.

“Hay cualidades que uno tiene y otras que no. Hay un nivel de capacidad que tenés que tener pero hay cosas que se aprenden. Todo y todo el tiempo. Siento que todos tenemos la obligación de aprender todos los días”, declaró en su momento el líder de la Selección que el domingo jugará la final del Mundial de China.

Siendo fiel a ese concepto es que levantó la cancha en Castelli para no dejar de preparase ni un momento. Hoy con 39 años, el fruto de esas convicciones y del trabajo no sólo le dan la razón, sino que sigue levantando elogios de sus compañeros. Cuando lo Confederación mostró a Scola entrenando fue Alejandro Montecchia el primero en destacarlo “¡Lo que marca la diferencia! El jugador "tipo", que termina de jugar en sus ligas, se olvida del básquet y vuelve a la pretemporada con 5 kilos de más. Y están, los que -como Luis- trabajan para mejorar sus puntos débiles y no perder su puesta a punto física. Gran ejemplo para los jóvenes".

Otro dato, en este caso aportado por el entrenador Sergio Hernández :"Un año atrás, Scola me agarró y me dijo: 'Nosotros podemos jugar las semifinales'. Yo le pregunté si estaba seguro. Y él me repitió con seguridad que sí. Eso es Scola, eso describe lo que es Scola". Ese partido fue frente a Puerto Rico, en el estadio Cincuentenario de Formosa. Aquel lunes 17 de septiembre de 2018, Argentina sacó de la cancha a los boricuas: triunfó 106-84 para encaminar la clasificación a la Copa del Mundo