La gran levantada del conjunto comodorense en su última “ventana” de su burbuja por Liga nacional fue impecable y con grandes resultados no sólo en lo numérico por haber sido superior en 4 de los 5 duelos llevados a cabo sino por el juego y el nivel mostrado.

Pero la pandemia nuevamente los vuelve a cruzar como la “Espada de Damocles”, y la mala fortuna juega su papel en instantes cúlmine de una temporada que fue disímil pero a la que cuerpo técnico y jugadores le pusieron el cuerpo literalmente. TERMINA DE LEER ESTA NOTA HACIENDO CLICK ACA