Rosa es una joven que padece epilepsia y hoy 7 de julio, está cumpliendo 15 años. El 27 de junio tuvo uno de sus ataques y comenzó a convulsionar estando en su casa del barrio Hogar II, en Córdoba. Su madre la llevó de urgencia al hospital para que pueda ser atendida por profesionales. Al momento de regresar, se encontraron con que unas personas habían ingresado a su casa y habían revuelto todo. 

"Nos rompieron una reja de la puerta y sé metieron, se robaron todo”, cuenta Paola Argañaraz, mamá de Rosa. La familia pensaba realizar este viernes un festejo sencillo en su hogar, pero todo se desvaneció cuando se dieron cuenta que también se habían llevado su vestido para el festejo.

“No encontré el vestido para mi fiesta. Me puse muy mal y empecé a llorar. Estaba triste, angustiada y desilusionada con la gente del barrio, porque acá todos nos conocemos. Fue horrible lo que me hicieron”, dijo Rosa.

Paola contó que “en ese momento no podíamos hacer nada, la abracé y lloramos juntas. Estuvimos dos años y medio trabajando para ese vestido negro. ¿Cómo alguien puede ser tan malo de llevarse justo ese vestido? Sentimos que todo estaba perdido, que no había esperanzas”.

Como un pedido de auxilio, recurrieron a la radio local, lo que les permitió llegar no solo a los vecinos. Dentro de los mensajes que recibieron hubo uno que significó un gesto de amor maravilloso. “No sabíamos qué hacer, mandé un mensaje a una radio en Córdoba pidiendo ayuda. De las redes que van y vienen me llamaron para hacerme una nota y me dijeron que Benito Fernández me quería hacer un vestido a medida para mi, fue como un milagro”, cuenta Paola. No fue una broma ya que el diseñador no dudó en ayudarlas. De la desesperanza nació el mejor regalo de 15.

Tiene epilepsia y le robaron su vestido para la fiesta de 15: el diseñador Benito Fernández le regaló uno a medida

Benito Fernández no sólo hizo el vestido, también se ocupó del traslado de madre e hija a Buenos Aires. El encuentro entre el diseñador y la quinceañera tuvo lugar en la primera semana de julio en uno de los locales de Benito. Paola recuerda cada segundo.

 “Fue hermoso conocerlo, nos lloramos todo, mejor dicho fui yo quien lloró todo, fue algo muy lindo. Sentí una emoción muy grande, él es el famoso que viste a las modelos y trabaja en la tele. Fue como un milagro y siempre le voy a estar agradecida a él y a Dios”.

Benito Fernandez, por su parte, aseguró que: “el momento de conocerla, fue super emotivo. El abrazo con la madre, que no paraba de llorar. La chica se reía, lo podía superar, aunque no tuviera el vestido con Benito. Los chicos pueden superar todo, pero los padres no podemos verlos sufrir. Para un padre, cuando se le destruye un sueño a un hijo es lo peor que le puede pasar, es algo muy doloroso. Así que no tuve que ni pensarlo. Dije ´sí´ de entrada, porque lo que les pasó me llega desde muchos lugares, desde lo que atraviesa nuestro país en este momento y lo de ser padre, me enganchó desde determinados lugares”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!