La modelo Nicole Neumann sorprendió este domingo al contar la historia paranormal que vivió relacionada a los ovnis.

Su relato se dio en el marco de la edición de esta jornada de Almorzando con Mirtha Legrand, conducido por Juana Viale, quien le preguntó sobre el tema en uno de los tantos pasajes del programa.

“Y saltando de un tema al otro, ¿seguiste un OVNI dos cuadras?”, consultó la nieta de Legrand.

“¡Ay, sí! No saben lo que esperé que me pasara una cosa así”, comenzó su relato Nicole previo a explicar: “Justo cuando abren -las restricciones que había hasta ese momento por la pandemia-, empiezo a ir de vuelta a la chacra. Ya el casero me había dicho: ´¿Sabes que anduvo un OVNI estos días por acá?’. Como que lo vieron varias noches. Aparte hay seguridad, lo habían visto los guardias, gente que está en los campos, no es que lo vio él solo".

LA EXPERIENCIA DE NICOLE NEUMANN CON UN OVNI: "No podía dormir de la emoción"

En ese sentido, agregó que "un día estábamos así cocinando, medio de noche y entró muy tranquilo y me dice: ´¿Alguna vez vieron un OVNI? ¿Lo quieren ver?´. ´Sí, obvio´. ´Bueno, salgan´”.

“Estaba con una amiga, un amigo, la hija de mi amiga, mis tres hijas, éramos un montón, no es que lo vi yo sola. Y salimos y me dice: ‘Hace un ratito estaba arriba de mi tranquera’. Ahora había pasado a la casa de atrás’. Era como una cosa así, no sé decirte bien la forma, y como luces así y se quedaba como estática arriba de la casa, muy cerca, ponele que eran cien metros, una cuadra”, continuó.

Además, con la intención de dar más detalles, explicó que "no era muy alto, era una altura que veías que no era un dron, ponele, ni era una cosa chiquita ni altísima que se podía confundir con cualquier otra cosa".

"Cuando empezamos a caminar como para la tranquera como para verlo de más cerca, empieza a irse como para atrás de la casa, hasta que en un momento digo: ´Vamos a buscar el auto y lo seguimos´. Yo lo quería ver de cerca”, sumó.

“Y fuimos a buscar el auto y lo seguimos hasta que termina el borde del campo, lejísimo. Y ahí como que se fue atrás de los árboles, hay un alambrado alto, no pudimos atravesar más con el auto y lo tuve que dejar ir. No saben la emoción, tres días que no podía dormir de la emoción”, señaló entusiasmada.

Y cerró, contando la reacción de sus hijas: “Cuando llego a la tranquera, me doy cuenta que habían salido corriendo para el granero llorando del susto”.