LAS HERAS (ADNSUR) - En el marco de la crisis petrolera que vive la cuenca del Golfo San Jorge, una empresa de servicios mantiene paralizada su actividad debido a un conflicto laboral. La firma Oleosur S.A.publicó este sábado una solicitada pidiendo a los trabajadores que se encuentran en retención de servicios desde hace 13 días que depongan su actitud para que se pueda seguir garantizando la continuidad de las actividades de esta empresa y con ello la de sus propios puestos de trabajo.

En el texto, la empresa -contratista de YPF- menciona que el paro de actividades está fuera de la normativa laboral y que no está claro el motivo de su reclamo, aunque deja entrever algún tipo de estrategia para obligar a su quiebra y abandono de las operaciones en el área de Las Heras. Según sugieren en sus palabras, los trabajadores apuntarían a ser despedidos, indemnizados, y luego reincorporados en otra empresa.

EL TEXTO DE LA SOLICITADA

La empresa Oleosur S.A. dirige la solicitada a "los trabajadores que se encuentran realizado una retención de servicios, por fuera de la normativa legal", pidiendo "que cesen en su actitud y se reincorporen a sus tareas normales a fin de garantizar el sostenimiento de la actividad y la fuente de trabajo de las 250 familias que integran esta firma".

Considera "irresponsable la actitud tomada por algunos dirigentes gremiales y trabajadores, que iniciaron un paro de actividades el pasado 18 de abril", cuando la medida "se realiza sin la notificación fehaciente de las causas por las vías normativas y legales correspondientes". Por esto Oleosur sostiene que "desconoce los motivos que impulsan a los trabajadores a manifestarse de esta manera, como también que es lo que reclaman, ni que pretenden obtener".

En otro tramo, la empresa asegura que "viene cumpliendo con todos los requerimientos laborales en materia de seguridad, indumentaria, liquidación de sueldos y pago de haberes en tiempo y forma, por lo que no se explica la actitud del gremio de paralizar las actividades de la empresa", y resalta que esta situación "está llevando a la firma a no poder cumplir con sus compromisos contractuales con YPF, además de generarle grandes pérdidas económicas".

"Esta falta de claridad en las motivaciones del sindicato y los trabajadores y el grado altanero empleado, abonan el rumor de que su intención velada sería obligar a Oleosur a abandonar sus operaciones en Santa Cruz, forzar despidos e indemnizaciones, para posteriormente gestionar la incorporación de los trabajadores en otras empresas", señala.

Y en este sentido, remarca que la empresa "no dejará de operar en la ciudad de Las Heras", y recuerda que se trata de una "empresa familiar de capitales locales con tiene más de 30 años de historia en la industria petrolera", durante los cuales viene "llevando adelante actos de responsabilidad social como políticas laborales ajustadas a las normativas legales, y en el contexto actual de crisis, estas políticas se orientan a mantener los niveles de actividad y la estabilidad laboral".

Al tiempo que destaca su "respeto por los derechos del trabajador", considera indispensable que estos "se ejerzan dentro de las normativas que establece la legislación laboral".

Finalmente, remarca que "la irregularidad del paro de actividades que el gremio, los delegados y algunos trabajadores llevan adelante, los hace únicos responsables de las medidas que se tomen en estas circunstancias, para que Oleosur S.A. pueda garantizar a la totalidad de su personal y su fuente de trabajo".