ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - La ciudad de Minneapolis, Estados Unidos, se encuentra una vez más bajo la tensión de las protestas sociales luego de que un policía mata un joven afroamericano y se excusara asegurando que confundió su pistola con una Taser.

El hecho ocurrió el pasado domingo en la misma ciudad donde meses atrás fue asesinado George Floyd, en un caso que trajo consigo un enorme movimiento en contra del racismo en el país norteamericano.

En esta ocasión la víctima fue identificada como Daunte Wright, quien fuera detenido por las fuerzas de seguridad a raíz de una infracción de tránsito cometida cuando circulaba por las calles locales. 

"El oficial sacó su pistola en lugar del taser. Fue una descarga accidental que resultó en la trágica muerte", afirmó al respecto Tim Gannon, el comandante de la policía de la localidad de Brooklyn Center, luego de mostrar las imágenes donde se ve a los efectivos sacando a Wright por la fuerza de su auto.

"No hay nada que pueda decir para aminorar el dolor de la familia de Wright", completó.

En las imágenes se puede ver cómo tras bajar al joven del vehículo uno de los agentes grita "taser, taser", pidiendo a su compañero que propine una descarga eléctrica contra quien se resistía al arresto.

Sin embargo, la secuencia muestra cómo otro de los policías dispara con su arma de fuego, para luego exclamar "dios mío, le disparé", mientras Wright, herido de muerte, se aleja de la escena.