RAWSON (ADNSUR) – La actual crisis económica no le da tregua al sector textil del Parque Industrial de Trelew. El empleo volvió a caer y este año se perdieron 27 puestos de trabajo y ya hay varias empresas que piensan en cerrar. Los datos surgen de la última encuesta de empleo elaborada por la Cámara del Parque Industrial a octubre de este año. Además se indica que en el sector textil sintético hubo 27 despidos, mientras que en las peinadurías y en las barracas se mantuvo estable la cantidad de empleados durante este 2016.

El informe de la Cámara del Parque indica que “el sector textil (sintético) presenta una situación crítica, tal como lo demuestra la baja sostenida en el nivel de empleo desde el año 2011, con una pérdida de 142 puestos (pasando de 947 trabajadores en julio de 2011 a 805 en el actual relevamiento). En el último año se perdieron 27 puestos, siendo en mayo de 2015, 832 trabajadores”, informó Diario Jornada.

Y agrega que “ratificando lo expuesto en los informes 2014 y 2015 donde se hacía alusión a la baja en la actividad, los propietarios continuaron con la política de optar por otras medidas que evitaran el despido de personal”, pero alertan que “no obstante, varias empresas están evaluando seriamente el cierre de sus puertas, dada la profundización de la crisis”.

Respecto a los motivos, los empresarios plantearon los “altísimos costos laborales y de transporte”. A lo que suman las fuertes subas en las tarifas energéticas y una creciente contracción del mercado interno. “Este panorama hace insostenible continuar con la producción textil, pese a la larga trayectoria de las empresas en el Parque Industrial, las cuales han sido pioneras y motor de crecimiento”.

Dentro del rubro lanero, el de las peinadurías, el impacto no fue tan acentuado. “La variación relativa en el empleo de este sector fue de solo 2 personas más (considerando peinadurías y barracas), pasando de 319 trabajadores en 2015 a 317 en el actual relevamiento.

Un empresario lanero remarcó que “para el productor lanero, la eliminación de las retenciones, el subsidio por puerto patagónico y la devaluación (por mencionar algunas de las últimas medidas) implicaron un incremento importante de sus ingresos. Esperamos que la mayor rentabilidad para el productor, genere una mayor producción y que nuestras fábricas puedan abastecerse”.

Sin embargo, “hoy es más rentable exportar lana sin valor agregado o lana sucia, que industrializarla y exportarla como lana lavada o peinada. Esto se debe básicamente a 4 factores principales: el costo de la mano de obra, los reembolsos por puertos patagónicos diferenciados, la eliminación de las retenciones y las barreras arancelarias de los países consumidores de lana. Lamentablemente si no se atienden debidamente esos factores, está claro que alguna fábrica va a desaparecer en el término de un par de años”, advirtió.

CONSTRUCCIÓN

Por otra parte, las constructoras tuvieron un fuerte cimbronazo producto del freno de la obra pública. Se perdió un total de 71 puestos de empleo. Se incluyen aquí también fábricas de hormigón y premoldeados y ladrilleras. “El sector en su conjunto muestra la mayor reducción en la cantidad de trabajadores. Se destaca la alta inestabilidad del sector, dependiendo en mayor medida de la obra pública y en menor proporción de la actividad privada”, informó Diario Jornada.