COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Este domingo, el Hospital Distrital Las Heras recibió  por guardia a una menor de 12 años que reside en el barrio Güemes debido a que fue mordida por una yarará. La víbora es la mascota de la familia y estaba dentro de una pecera sin protección alguna. La menor lesionada metió la mano en la pecera para darle de comer y fue mordida por el animal. Dado que en el hospital de Las Heras, como en ningún centro sanitario de zona norte de Santa Cruz hay suero antiofídico, la menor fue trasladad de urgencia al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia. Por el hecho, se hizo una denuncia penal  para establecer la responsabilidad de los padres.

Durante el lunes por la anoche ingresó al Hospital de Las Heras por guardia una niña de 12 años con mordedura de yarará , por lo que tuvo que ser trasladada de manera urgente al Hospital Regional de  Comodoro Rivadavia, el nosocomio  más cercano que provee suero  antiofídico. Las víboras yarará son compradas y criadas como mascotas exóticas en Las Heras.

La menor de edad presentaba una importante hinchazón en la zona y dolores. La aplicación del suero antiofídico debe realizarse de inmediato por que puede coagular la sangre, provocando hipertensión arterial y hemorragias, informó El Ciudadano de Las Heras. Además, se informó que por el hecho, se hizo denuncia penal  para establecer la responsabilidad de los padres.

El Hospital distrital Las Heras se presentó como denunciante ante el Juzgado de Instrucción n°1 de Las Heras , ya que los padres de la menor son responsables de  introducir  una víbora a la casa como mascota sin medir las consecuencias de cohabitar con un ofidio que no es doméstico.

En tal sentido, se informó que en Las Heras hay como mascotas iguanas, arañas, aves y mamíferos exóticos que son comprados por internet, en otras provincias o en la misma localidad sin que haya conocimiento de los riesgos de convivir con especies exóticas.

RECOMENDACIONES DEL HOSPITAL ANTE PICADURAS

Lo más importante es ir inmediatamente a una institución asistencial. Si el centro médico al que el afectado llega, está capacitado y conocen lo que es una mordedura de cascabel o de yarará, no sería necesario, porque los signos en la región en la que la persona fue mordida, son inconfundibles. Y se indicó que en caso de que una culebra o una boa muerdan, se va a sentir un pinchacito, dolor y nada más.

En cambio, si la mordedura es de una yarará enseguida empieza a haber hemorragias, edemas, sangrado por los dos orificios de los colmillos e incluso puede haber hemorragias basales y trastornos de la coagulación de la persona.

El veneno que tiene la yarará o cascabel no es tan tóxico como el de otras especies del mundo, entonces da tiempo a que una persona que esté lejos del centro de salud, puedan ser derivados.

Sin embargo, se recomienda que si se acude a algún lugar alejado del hospital hay que comprar el suero y llevarlo como recaudo, pero para que sea aplicado en un centro médico.

A este suero no lo puede aplicar cualquier persona o uno mismo, porque está producido en equinos o en abejas y tiene anticuerpos que no son humanos. Entonces al aplicarlo, el cuerpo lo recibe como extraño y genera en muchos casos una reacción anafiláctica, y quizás uno puede morir en una o dos horas, incluso luego de aplicarlo, porque el caso se complica por esto y no por el veneno de la yarará.

Si ésta reacción genera una hinchazón a nivel del cuello por ejemplo, la persona puede morir por asfixia. Entonces la aplicación del suero debe darse en un centro médico, con supervisión profesional adecuada y de manera inmediata.