En la urbe petrolera la situación mejoró claramente en relación al primer semestre del año pasado, cuando había casi 82.000 personas en situación de pobreza. También se redujo la cantidad de personas en indigencia, que el año pasado totalizaba 13.514, mientras que en la nueva medición ese número se ubicó en 6.986 personas que aún no reúnen el ingreso mínimo para comer todos los días.

En términos porcentuales, la medición oficial también registra una mejora en ambos aglomerados urbanos. Comodoro-Rada Tilly registraban en el primer semestre del año pasado un 35 por ciento de su población bajo la línea de pobreza, mientras que en el primer semestre de 2021 se redujo al 24 por ciento, con una reducción de 11 puntos.

En Rawson Trelew la mejora es más atenuada, ya que bajó desde 57.759 a 52.067 personas, con en tanto la tasa se redujo sólo 5 puntos, desde el 40 hasta el 35 por ciento.

La perspectiva de la segunda mitad del año 

Es necesario hacer notar, sin embargo, que los datos corresponden al primer semestre de este año, con una canasta básica total que lleva acumulado más del 25 por ciento en la primera mitad del 2021. 

Ese valor de referencia se ubicó en agosto en 68.359 pesos para el total del país, mientras que para Comodoro Rivadavia puede estimarse ese en casi 79.000 pesos, para una familia de 4 integrantes, considerando el 15 por ciento en que ubica ese costo local el relevamiento que realiza el Observatorio de Ciencias Económicas de la Universidad de la Patagonia. 

Con esa proyección, la canasta básica comodorense podría llegar, al cierre de este año, a una cifra cercana a los 93.000 pesos (aplicando una suba del 3 por ciento mensual en el segundo semestre), por lo que al medirse la evolución de los ingresos en este último período, la cifra contra la que deberá cotejarse es mucho más elevada: la incógnita es si los ingresos familiares habrán evolucionado por encima del costo de esa canasta, que en promedio se ubicará en torno a los 80.000 pesos mensuales.