Este jueves en horas del mediodía hubo una numerosa movilización de trabajadores estatales que marcharon por las calles de Río Gallegos para manifestar su descontento por el presente que atraviesa la provincia y el país, informó La Opinión Austral.

Con una inflación que no da tregua y un costo de vida que asfixia al común del asalariado, sumado a la falta de cierre de la paritaria salarial en la provincia, las calles de esta ciudad capital soportaron la marcha de miles de trabajadores que además demandaron por el fin de la intervención de la Caja de Servicios Sociales, el sostenimiento de la Caja de Previsión Social, y el freno a los despidos, entre otras.

La Mesa de Unidad Sindical, espacio que convocó la movilización, está conformada por ATE, ADOSAC, AMET, APROSA, Judiciales; ADIUNPA, CONADU Histórica, Coordinadora Sindical Clasista del Partido Obrero, Corriente Sindical del MST, Centro de Estudiantes de la UNPA UARG, Sindicato de Viales, SITRAIC y la FeSOEM.

Además de esos sindicatos, la jornada de ayer contó con el apoyo de Pablo Micheli, secretario general nacional de la CTA Autónoma y de la dirigencia nacional de CONADU Histórica.

Asimismo, hubo una fuerte molestia de los trabajadores que llegaron del interior provincial ante la requisa policial que se montó en la Comisaría de Güer Aike.

ADOSAC

El secretario general de ADOSAC, Pedro Cormack, dijo “luchamos desde hace mucho tiempo por el cese de la intervención de la Caja de Servicios Sociales” y “sobre la forma y el uso ilegal que da el Gobierno a sus fondos” remarcó y recordó que “esta Caja de Servicios Sociales nos asesinó a José “el Negro” Bravo”, docente de Pico Truncado que esperaba ser derivado y encontró la muerte. “Este gremio no va a dejar de luchar, nos duele que le peguen a los compañeros de Tierra del Fuego las patotas de la gobernadora Roxana Bertone, como hicieron en abril de 2011 en 28 de Noviembre. Eso nos duele”, recalcó.

“Lázaro Báez cuenta plata frente a una provincia que tiene necesidades, no lo hagan más, no vamos a permitir que lo vuelvan a hacer”, dijo Cormack.

CTA

En una conferencia de prensa, previo a la movilización, Pablo Micheli dijo que llegó a Río Gallegos para “apoyar el reclamo porque el panorama a nivel nacional está atravesado por un contexto inflacionario alto, un fuerte parate de la economía y un alza permanente de los productos alimentarios principales de la canasta de alimento” dijo en función de las cifras porcentuales que se manejan en paritarias.

“De qué número se puede hablar en este contexto, si al otro día de cerrar aumentos salariales aumenta la carne, la nafta y los servicios públicos? Para nosotros el costo de vida tiene un valor de $ 16 mil pesos mínimo para una familia tipo” informó. “El presidente Macri dice que la inflación va a bajar, pero es una expresión de deseo, porque no tiene ningún plan anti-inflacionario, de la única forma que baje es a costas del hambre y de la destrucción de las economías regionales”, y advirtió que “las centrales obreras estamos discutiendo un plan de acción, creo que se va a ratificar la marcha del 29 de abril y desde nuestra central sindical vamos a impulsar un paro nacional. La situación lo amerita en función de todos los conflictos que atraviesan el país a lo largo y a lo ancho, pero depende de cómo se logre la posibilidad de unidad de acción que estamos construyendo con la CGT y la otra CTA”.

ATE

En tanto, el secretario general de ATE Santa Cruz, Alejandro Garzón, expresó que “se siente el calor de todos los trabajadores, cuando fueron llegando los que venían de las distintas localidades, cuando nos saludábamos y compartíamos el mate, o cuando nos reíamos, o cuando empezamos a caminar por las calles de esta capital, y cuando nos reencontramos con el resto de los sindicatos, claro que es una emoción, porque orgullosamente somos trabajadores del Estado”, sostuvo.

“Orgullosamente los que estamos acá podemos mirar de frente a los trabajadores, y eso no se paga con nada compañeros, porque los que estamos acá nunca hemos firmado nada a espaldas de los trabajadores”, señaló.

Más adelante dijo que hoy “tenemos problemas concretos, tenemos cerca de 400 compañeros despedidos y que no son reconocidos, se trata de nuestras trabajadoras auxiliares de Educación de Pico Truncado, que son jóvenes y enfrentan la precariedad laboral todos los días, que les pagan $ 3.500, que limpian las escuelas donde nuestros hijos estudian, donde nuestros compañeros docentes enseñan”.

“No podemos seguir soportando eso, tenemos que lograr que nuestros compañeros ingresen a trabajar porque tienen problemas graves, porque no solamente que no tienen trabajo sino que les cuesta parar la olla todos los días, que muchos de ellos comen pasando un día, que muchos están en situación de calle, que también los derechos de los hijos de estas trabajadoras están vulnerados como lo plantean algunos padres que responden a un sector político, porque no tenemos clases”, lanzó el dirigente