Un hombre alemán de 46 años fue condenado a reclusión indefinida en las últimas horas, por abusar sexualmente del joven a quien había mantenido secuestrado y oculto durante dos años en su casa.

El hecho ocurrió en la localidad de Bochum, y al condenado se lo encontró culpable, además del caso con el menor, de más de 400 cargos de abuso sexual.

Según se supo sobre el caso que provocó la caída del pedófilo, el joven al que mantenía secuestrado había desaparecido en 2017, cuando tenía 13 años, del centro de acogida para jóvenes en el que vivía.

En base a la información recavada por el tribunal,  conoció al sospechoso en una plataforma de conversación en línea, y accedió a ir a su departamento antes de ser retenido contra su voluntad

Además, el condenado reveló que le había pedido al niño que se mudara con él, y le había ofrecido dinero y cigarrillos a cambio de favores sexuales.

Para los investigadores, abusó de él al menos 445 ocasiones antes de ser descubierto durante una requisa llevada a cabo en su hogar.

Cabe destacar que la prisión preventiva es una de las sanciones más severas del sistema penal de Alemania, la cual se aplica para delincuentes considerados demasiado peligrosos.