BUENOS AIRES (ADNSUR) - Internos e internas que cumplen condena en la Unidad Penal 46, de San Martín, se convirtieron en los Reyes Magos de un hogar de menores al que le construyeron muebles y juguetes, indicó Infobae.

Casitas de muñecas, camionetas, camiones con acoplados, cocinas, heladeras, mesas y sillas fueron algunos de los objetos que los presos construyeron con sus manos. Los hombres fueron los creativos carpinteros y las mujeres les dieron el toque de detalles y color.

Así, los 17 menores del Hogar de Menores Nicolás Lowe, de Mercedes, quienes se encuentran allí por padecer situaciones de vulnerabilidad, tuvieron su regalo de reyes.

“Ver los resultados de lo que hacen los emociona", dijo a Infobae Alejandro Maigua, Jefe de Talleres de la Unidad 46 del penal de San Martín. "Sobre todo cuando los reciben chicos de un hogar o que tienen las edades de sus hijos. De por sí, el hacerlo los saca de la realidad de todos los días”.

La fabricación de juguetes y muebles forma parte del taller de carpintería de hombres y funciona desde 2010. Pero la buena noticia es que en otras cárceles se replican ideas similares. Por ejemplo, en las dos cárceles de Florencio Varela realizaron una actividad solidaria a beneficio del Hospital “Mi Pueblo” de esa localidad y el merendero “Esquina lealtad” del barrio porteño de La Boca.