Manuel Jamamillo, director general de la Fundación Vida Silvestre , en diálogo con Radio Chubut, explica que solicitaron a la provincia que se derogue la ley que recompensa la caza de pumas y zorros.

En referencia al accionar que llevan un cabo los productores para evitar que los pumas se coman a sus ovejas, Jaramillo recomendó "identificar a los animales conflictivos y no matar indiscriminadamente". Sumó a la sugerencia que "no se distribuyan trampas", ya que a lo que su visión respeta, el gran problema es que "las ovejas están esparcidas en grandes extensiones y no hay forma de controlarlas".

Piden que se derogue la ley que "recompensa la caza de pumas y zorros" en Chubut

Ante esta problemática, el director solicitó como medida paliativa que todas las noches las ovejas sean encerradas en corrales y se coloquen luces que se encienden de manera automática y así ahuyentarían a los predadores.

"El costo es de apenas 200 dólares para colocar esos artefactos" explicó.

Jaramillo recordó que él vivió durante años en Esquel donde estudió ingeniería forestal y aseguró conocer la situación de la meseta chubutense, donde los productores deben lidiar con la matanza de hacienda que producen algunas especies, sobre todo los pumas.

Sobre el particular dijo que son algunos ejemplares y no todos, puntualmente pumas juveniles que no tienen territorio, madres con crías o algún animal viejo desterrado por sus pares.

"Si uno identifica a los conflictivos resuelve el problema" dijo Jaramillo, argumentando que el resto de los pumas que ya tienen un territorio los mantendrían a raya. También descreyó de las quejas de los hombres de campo que exponen a las especies depredadores como el principal flagelo a enfrentar, indicando que "los puesteros son como los pescadores, siempre exageran un poco"

Con información de Radio Chubut