COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – “Le agradezco a mi familia y a Stella Fernández por hacerme quien soy, porque sin ellos no habría llegado hasta acá”, dice Rebeca Abigail Paillalevie (16), la joven de Rada Tilly que volverá a participar del certamen All Dance Internacional luego de haber obtenido el tercer puesto hace dos años.

El último domingo, Becky clasificó para este mundial que en medio de la pandemia se realizó en forma virtual. Acompañada por sus padres, Sergio y Gabriela, y su hermana Anita, preparó el escenario, montó el teléfono al frente suyo y exhibió la coreografía que ensayó durante el último tiempo.

El resultado fue el mejor: Becky recibió una buena crítica y logró su clasificación al certamen que en septiembre tendrá su instancia internacional, también online por la situación que vive el mundo.

“Estoy contenta por haber clasificado. Hacerlo así fue distinto”, contó la joven a ADNSUR. “Fue algo divertido e interesante. Estuvo toda mi familia ayudando para poder poner una puesta en escena que se vea linda; que tenga un buen fondo, que me vea completa y que no me resbale porque el piso que tengo en mi casa no nos sirve para bailar y tuvimos que ponerle Coca. Pero también tuvimos que fijarnos que no se trabe la señal que ande bien internet, la cámara del celular. Todo”, dijo entre risas.

Orgullo de Rada Tilly: Becky, la joven que busca revancha en el Mundial de Danzas Españolas

UNA PASIÓN INCOMPARABLE

La historia de Becky y las danzas se remonta a sus primeros años de vida. Comenzó a bailar a los 2 años y según cuenta nunca más paró. “Mi mamá me llevó para que pueda hacer algo y nunca más dejé. Siempre fui a la Escuela de Stella Fernández. Me re gusta bailar; para mí es algo incomparable porque cuando lo hago siento algo que no siento con ninguna otra cosa”, admite.

Becky primero comenzó con danzas españolas y cuando tenía 8 años decidió hacer tap, disciplina en la que se recibió de profesora. En 2017 quiso ir por más y participó de la instancia zonal del certamen All Dance Argentina, logrando la clasificación a la etapa nacional.

El Mundial estaba a la vuelta de la esquina y Becky obtuvo su derecho a participar en Estados Unidos.

La joven armó las valijas y en 2018 se fue a Orlando con todo el esfuerzo que ello implica. Sobre el escenario dejó todo y logró el tercer puesto en la categoría juvenil, quedando por detrás de los representantes de Paraguay, una fija en los primeros lugares de la competencia.

Para ella, “fue una experiencia súper única, con mucha gente de todos lados y mucha competencia, organización”. Sin embargo, no conforme con ello, quiso ir por más y a fines de agosto del año pasado volvió a participar en la instancia zonal.

Su buen desempeño en la evaluación presencial la llevó a clasificar nuevamente a la etapa nacional. Pero la pandemia del coronavirus cambió todos los planes...

En principio no se sabía cómo se iba a desarrollar la competencia. Todo estaba por verse en el mundo y la incertidumbre afectaba a todas las actividades, mucho más que ahora.

Cuando le dijeron que iba a realizarse por Zoom, reconoce que no le tomó mucha importancia. Sin embargo, luego su mamá le explicó cómo se iba a realizar y decidió poner manos a la obra. 

Así, el domingo participó desde su casa y logró la clasificación, tanto en danzas españolas como en tap.

Para Beky, la pandemia resultó ser una oportunidad, ya que esta vez por una cuestión económica no iba a poder viajar al certamen.

Con el cambio de escenario, de las tablas a la virtualidad, ya piensa qué preparará para la competencia de septiembre.

Volver a competir para ella significa un nuevo desafío, pero a la vez la posibilidad de tener revancha con el deseo de quedarse con el primer lugar, pero no por el premio, como explicó, sino por todo lo que significa para esta pasión que inició cuando era chica: el baile.

Orgullo de Rada Tilly: Becky, la joven que busca revancha en el Mundial de Danzas Españolas