Este jueves, las organizaciones de derechos humanos reclamaron por nota al gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, para que "garantice la transparencia y representación de género en el Superior Tribunal de Justicia", ante el proceso de selección que se abrió para cubrir vacantes en ese organismo del Poder Judicial provincial.

El pedido fue avalado por Amnistía Internacional, el Comité de Latinoamérica y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem), el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), "Mujeres x mujeres" y "Ojo Paritario", al que adhirieron organizaciones feministas, sindicales y centros de estudios de Chubut.

La nota detalla: "Chubut es una de las cuatro provincias (junto con Formosa, La Rioja y Corrientes) en las que ninguna mujer integra la máxima autoridad judicial y el 100% son varones".

Las organizaciones firmantes consideraron que en la justicia del Chubut existe un "techo de cristal", término que se emplea como una metáfora de la violencia simbólica a la que se somete a las mujeres en el mundo del trabajo en el que muy pocas -en este caso ninguna- llega a ocupar lugares de decisión.

"Aún cuando el 60% del Poder Judicial de la provincia está integrado por mujeres, ese porcentaje desciende al 42,1% en los puestos de jueces. Los cargos más altos del Superior Tribunal, del Ministerio Público Fiscal y del Ministerio de la Defensa Pública son ocupados exclusivamente por varones. Este fenómeno evidencia un acentuado 'techo de cristal' que obstaculiza la participación igualitaria" indicó el pronunciamiento.

Desde que se creó la estructura orgánica de la justicia chubutense (por ley N° 37 sancionada en 1958) en sus 63 años desde la primera conformación ninguna mujer ha formado parte del Superior Tribunal de Justicia de Chubut.

"Esto es claramente un caso de discriminación indirecta, es decir no hay nada escrito que lo impida pero en la práctica el resultado indica que ninguna mujer pareciera estar en condiciones de ser integrante del Superior Tribunal de Justicia" interpretó Mariana Ripa, Directora de la Oficina de la Mujer y de Violencia de Género del propio poder judicial del Chubut.

La funcionaria, en diálogo con Télam interpeló: "¿No hay ninguna mujer de tantas que ejercen la abogacía que esté en condiciones de ocupar la máxima magistratura?.

El reclamo que las organizaciones de derechos humanos se da después de que Arcioni remitió, el 20 de agosto pasado, a la Legislatura los pliegos de tres postulantes (2 varones y una mujer) para cubrir vacantes en la cabeza del Poder Judicial que entró en crisis porque en la actualidad hay solo dos integrantes del STJ de los 3 de mínimo y 6 de máximo que fija la Constitución.

El apuro en la designación se potenció debido a que en los hechos hay un solo integrante en ejercicio (Mario Vivas), que quedó a cargo de la presidencia porque su titular, Alejandro Javier Panizzi, está ausente por razones de salud.

La situación contradice a la Constitución provincial, que en su artículo 163 establece que "el Superior Tribunal de Justicia se compone de no menos de tres miembros y no más de seis, pudiendo dividirse en salas conforme lo determine la ley".