El pasado lunes inició el juicio a Manuel Ávila, de 41 años, quien está acusado de matar a su hija de 6 años el 13 de abril de 2019 en Puerto Madryn. 

Los fiscales Daniel Báez y Alex Williams llevan adelante la acusación en el juicio. Por este motivo, presentaron cargos por "filicidio", previsto con una pena única: prisión perpetua. Sin embargo, Ávila no había declarado en todo el proceso penal hasta este viernes.

Según el relato de los testigos que trabajan en el expediente judicial, aquella noche del 13 de abril, Ávila salió de su casa con un cuchillo en la mano y pateando el portón aseguraba haber matado a su hija. 

Según explicó el fiscal Báez, la víctima “tenía entre 23 y 24 lesiones por golpes, dos fracturas de cráneo y un corte profundo en el cuello, desde la laringe hasta la columna”, propinadas por su propio padre.

“Quise que nos vayamos los dos pero no tuve la suerte”, dijo el hombre que mató a su hija de 6 años

“Fui yo. Quería aclarar que todo eso vino a causa del momento que nos enteramos que tuvo retraso. Yo quise quitarme la vida, que nos vayamos los dos. Primero ella y después yo. Me quise quitar la vida, pero no tuve la suerte”. Con esas palabras Manuel Ávila (42) confesó el crimen de su hija Martina, de seis años.

Sin responder preguntas de la Fiscalía, Ávila declaró ante los jueces Daniel Yangüela, Patricia Reyes y Marcela Pérez en la jornada de alegatos. “Me quedé a sufrir acá, de por vida. Aquí estoy muerto en vida”, sostuvo el acusado por “homicidio agravado por el vínculo”

Y afirmó que “todo lo iba acumulando, porque era un tipo cerrado; eso me jugó una mala pasada. Me cerré en mí mismo. Yo no era feliz, era un tipo infeliz, sufría mucho. Siempre entregué todo por ello, fui un pelotudo por no pedir ayuda”, intentó justificar el hombre de 42 años.

“Al procesamiento de las pruebas, y luego de la confesión, no han quedado dudas, el veredicto debe ser de culpabilidad. Martina Ávila perdió la vida a manos de la agresión de su padre”, afirmó el fiscal Alex Williams 

El defensor público Diego Trad, por su parte, sostuvo que fueron “circunstancias extraordinarias” y que “la mató para evitar el sufrimiento de la niña”. Para el abogado, la pena debería ser entre 8 y 25 años.

El veredicto de los jueces Horacio Daniel Yangüela, Patricia Reyes y Marcela Pérez se conocerá la próxima semana. Si Ávila es declarado culpable por la calificación que pide la fiscalía, la única pena prevista por este delito es prisión perpetua.