SALTA - El gerente del Hospital Materno Infantil, Federico Mangione, advirtió la dificultad de cumplir la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que este miércoles por la madrugada se aprobó en el Senado de la Nación tras un largo debate que comenzó en la tarde del martes. Esto se debe a que el 95% de la plantilla de médicos se declara como "objetor de conciencia", y asegura que ese porcentaje aumenta en los hospitales del interior de la Provincia.

Esta nueva Ley de Aborto Legal Seguro y Gratuito incluye un articulado que otorga a los profesionales de la salud la posibilidad de que se presenten como objetores de conciencia para no realizar la práctica.

Sin embargo, la institución sanitaria tiene la obligación de garantizar la concreción del aborto a la mujer que lo solicite. "Vamos a acomodarnos a lo que la Ley diga. El tema es que no tengo muchos médicos que hagan el procedimiento", menciona, indicando que en el interior de la provincia los profesionales dispuestos a realizar estas prácticas son aún menos. Por esto, los abortos que anteriormente estaban contemplados por la ley se derivaban a este hospital , donde realizan habitualmente interrupciones de embarazos avanzados, "alrededor de una al día", precisó.

Cabe aclarar que la objeción de conciencia que incluye el proyecto establece que los centros de salud privados o de la seguridad social tienen la posibilidad de negarse a la práctica. Sin embargo, el personal de salud no podrá negarse a la realización de la interrupción del embarazo en caso de que la vida o salud de la persona gestante esté en peligro y requiera atención inmediata e impostergable.

Fuente: Salta 4400