NEUQUÉN (ADNSUR) - Un corderito con dos cabezas nació en una chacra de Coronel Belisle, en Río Negro, y sorprendió a todos. El insólito hecho ocurrió el miércoles a última hora en Colonia La Alianza. La mamá debió ser sacrificada en medio del parto y el pequeño animal murió cuatro días después.

El propietario de la chacra, Juan Carlos Sarasola, contó que tiene alrededor de 50 ovejas y que días atrás una ellas comenzó a parir. Él notaba que el animal se tiraba al piso y levantaba de manera reiterada, como si estuviera sintiendo un gran dolor. "Siempre aparecen las dos patitas y el hocico, pero no pasaba nada y no sabíamos qué hacer. Pensamos que la cría estaba muerta o que eran mellizos, por lo que el trabajo era más difícil", detalló en diálogo con LU5. 

Las horas pasaban y la oveja parecía sufrir cada vez más, por lo que Juan Carlos le pidió a uno de sus empleados que la ayudara. "Se puso los guantes, metió las manos e intentó acomodar al corderito. Ahí me dijo que tenía dos cabezas y tres orejas. Yo pensé que estaba loco", confesó, y agregó que una vez que llegó la noche, decidieron sacrificar a la oveja para evitarle tanto dolor, según detalló LMNeuquén. 

"Al rato escuché al empleado a los gritos porque había logrado sacar al cordero que, de hecho, tenía dos cabezas. El tamaño del cuerpo era normal; tenía cuello y la cabeza principal, pero de la orilla le salía otra. La primera tenía dos orejas, pero la segunda sólo una. Las dos tenían ojos, boca, lengua y ambas balaban. Lo que sí notamos es que sólo la cabeza principal tomaba leche, pero le salía por la nariz de la otra", contó. 

Lo primero que hicieron fue darle leche y calor, y luego le armaron un lugar para que pudiera pasar la noche junto a una estufa. Juan Carlos creía que al día siguiente iba a encontrar al cordero muerto, pero no fue así. "Por la mañana se escuchaba como balaba sin parar así que seguimos alimentádolo y dándole calor", relató.

Para ese momento, la esposa de Juan Carlos ya se había enterado de las novedades y decidió contactarse con referentes de la carrera de Veterinaria de la Universidad Nacional de Río Negro, quienes se ofrecieron a ir a buscar al animal.

"Hasta ahí le seguí el rastro. Ayer (31/05) me enteré que había muerto, pero no sé si fue natural o si lo sacrificaron", señaló el dueño de la chacra, quien aseguró que nunca había visto algo igual, pero que en ningún momento le causó "impresión", ya que era un cordero "normal, pero con dos cabezas".

Algunos conocidos le dijeron que el alimento podría haber provocado la malformación, pero él aseguró que sus ovejas sólo comen pasto.

Fuente: LMNeuquén