BUENOS AIRES - Carlos Escudé murió este viernes a los 72 años tras haber pasado más de dos meses internado con coronavirus, y luego de que a fines de septiembre pasado también falleciera su mujer Mónica La Madrid también por Covid-19.

Escudé fue un destacado politólogo y escritor argentino formado en la universidad estadounidense de Yale. Durante el gobierno de Carlos Menem se desempeñó como asesor del canciller Guido di Tella.

Como especialista en el área de las relaciones internacionales, Escudé fue autor de una gran cantidad de libros y artículos académicos y ensayos sobre la política exterior argentina.

Durante su paso por el Ministerio de Relaciones Exteriores en calidad de asesor durante la década del ‘90 se le atribuye el famoso concepto de las “relaciones carnales” con Estados Unidos, calificado así por el canciller Di Tella para graficar el alineamiento automático con Washington y el resto de las potencias occidentales.

Por detrás de esta alianza con EE.UU. se encontraba una estrategia que Escudé encuadraba dentro del denominado “realismo periférico”, una categoría que explicó con detalles en su libro Realismo Periférico: Bases Teóricas para una Nueva Política Exterior Argentina, que fue publicado por Editorial Planeta en 1992.

Dentro de su extenso curriculum se puede encontrar que Escudé fue investigador principal del Conicet, profesor de la cátedra Política Exterior Argentina en el Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba; miembro consejero del Consejo Argentino de Relaciones Internacionales (CARI); y director del Centro de Estudios de Religión, Estado y Sociedad (CERES), que funciona dentro del Seminario Rabínico Latinoamericano Marshall T. Meyer.

Además, su extensa trayectoria marca un paso como docente en la Universidad de Belgrano; la Universidad Torcuato di Tella; la Universidad del CEMA; la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO); y el Instituto del Servicio Exterior de la Nación.

En los últimos años había tenido una serie de recordadas intervenciones públicas, desde sus fuertes críticas a las investigaciones judiciales sobre el atentado a la AMIA y el memorándum con Irán durante el gobierno de Cristina Kirchner hasta su oposición a la cuarentena, con duros cuestionamientos a las medidas de restricción para enfrentar la pandemia del coronavirus.