COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Este sábado a las 11:00, el presidente Alberto Fernández tomará la promesa de lealtad a la Bandera a alumnos de 4to grado de todo el país. Será a través de una videoconferencia que lo conectará con niñas y niños de toda Argentina y lo vinculará también con la tradicional ceremonia en el Monumento a la Bandera, en Rosario.

El acto virtual fue organizado por el Ministerio de Educación de la Nación y tendrá entre sus protagonistas a Aymin Gallardo, de Cushamen y a Manuel Jara, de Río Mayo, quienes representarán a Chubut y a todos los alumnos de 4to grado de la provincia.

Será un acto simbólico, pero de inmensa importancia, por conmemorarse este año el bicentenario del fallecimiento de Manuel Belgrano, indicó el Ministerio de Educación.

Desde Cushamen y Río Mayo, Aymin y Manuel se mostraron sorprendidos pero también alegres. Y aunque saben que la conectividad puede jugar una mala pasada, el solo hecho de haber sido nombrados para representar a la provincia, ya es motivo de orgullo.

La solicitud de acercar a dos representantes llegó desde el Ministerio de Educación de la Nación, luego de que el Presidente se comprometiera a analizar si se podría hacer una ceremonia online, ante el pedido de una niña neuquina.

Aymin representa a la Escuela N° 38, de Cushamen, que funciona con jornada completa y bajo la modalidad de Educación Intercultural Bilingüe. Manuel, concurre a la Escuela N° 148, de Río Mayo, también de jornada completa.

“La directora de mi escuela, Juana Catrifol, le avisó a mi papá y él me contó; estoy un poco nerviosa así que voy a tener que practicar. Trajeron a casa la bandera de la escuela, pero no les pude contar a mis amigos porque no nos vemos”, dijo. Y relató que su vínculo con la escuela se mantiene a través de trabajos prácticos que le envía su maestro Rodrigo y “con la ayuda de mi papá Enzo, que es maestro y me explica lo que no entiendo”.

Desde Río Mayo, Manuel también se mostró contento, y contó que ya tuvo oportunidad de salir por televisión “cuando actué de sapo en un acto de la escuela”.

Aunque no va a clases desde mediados de marzo, sigue despertándose antes de las 8 y sus días de cuarentena giran entre juegos en la play, actividades con su hermano mayor, Mateo, y tareas escolares, supervisadas por su mamá Patricia. “Acá está permitido hacer reuniones pero de no más de 10 personas; igual hace mucho que no veo a mis amigos porque no voy a la escuela, y los extraño”, reconoció.