Las personas saludables y con dosis de refuerzo de las vacunas contra el coronavirus son menos propensas a las infecciones graves de Ómicron, según reveló un estudio realizado por científicos del Imperial College de Londres.

La noticia fue dada a conocer en las últimas horas, y los datos del informe coinciden con informes preliminares de algunos hospitales estadounidenses que marcaban a la nueva variante como "menos grave" que Delta.

En base al estudio, los infectados por la variante Ómicron tienen entre un 15 y un 20 por ciento menos de probabilidades de acudir a urgencias, un porcentaje que se eleva al 40 por ciento si se considera las probabilidades de ser hospitalizados.

Según James Musser, presidente de patología y medicina genómica del Hospital Metodista de Houston, solo un 15% de los contagiados con la cepa sudafricana fueron hospitalizados siendo sintomáticos, una cifra un 70 por ciento de lo que ocurría con auqellos infectados con Delta.

“Lo que está absolutamente claro es que hay una menor tasa de hospitalización con nuestros pacientes Ómicron en nuestro sistema hospitalario”, dijo al respecto.

Y agregó:  “Eso no significa necesariamente que esta variante sea, entre comillas, ‘menos virulenta’. El jurado aún no ha decidido sobre eso. Lo que sabemos ahora es que... si uno se inmuniza y, lo que es más importante, si se refuerza, se mantendrá alejado de problemas sustanciales".

En el mismo sentido, el estudio británico demuestra que aquellos infectados con Ómicron tienen casi un 60 por ciento menos de probabilidades de ingresar en el hospital.

Sin embargo, los expertos coinciden en que la edad, las enfermedades subyacentes y otros condicionantes podrían volver a las personas más vulnerables a los cuadros graves de Covid a través de la nueva cepa.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!