La garganta cerrada, dolor en el pecho, angustia y llanto. Así fue el martes para César Bersais, el reconocido periodista de Comodoro Rivadavia, que es el fanático número 1 que The Rolling Stones tienen en la Patagonia y quizás en Argentina. 

César aún no puede creer la noticia que el martes sacudió al mundo de la música, cuando en las redes sociales y los principales medios de comunicación, se anunció la muerte de Charlie Watts, el legendario baterista que en enero de 1963 se sumó a la formación, apenas unos meses después de aquel debut en julio de 1962.

El hijo de uno de los integrantes del Grupo Uno, uno de las bandas pioneras del rock nacional en Argentina, no se avergüenza de admitir que lloró y que lo siente como si fuese un familiar directo. Para que otros lo entiendan, asegura que es similar a lo que sucedió cuando murió Diego Armando Maradona, y muchos amantes del fútbol, la Selección, y Boca Juniors, quedaron desconsolados.

“Es muy fuerte. Me pegó duro. Quizás es similar a lo que sintió el fan de Maradona cuando murió. Porque cuando muere Diego, quizás no lo conoció, pero con todo lo que le generó en su vida habrá llorado y habrá estado triste, quizás hasta el día de hoy, o por lo menos los primeros días, pero encima nosotros sabemos que esto va a seguir pasando inevitablemente...creíamos que eran inmortales, pero con este cachetazo de la realidad nos dimos cuenta que no”, dice con desazón. 

Mientras habla, César sabe que muchos van a pensar que está loco, que no lo van a comprender, sin embargo, es lo que siente. Cuenta que estaba por salir a buscar a sus hijos para llevarlos al Colegio cuando amigos, fanáticos de la banda, le comenzaron a mandar capturas de diarios británicos. Primero no creía que fuese verdad. Sin embargo, cuando salió la publicación oficial en la página de The Rolling Stones no lo podía creer.

Admite que se quedó sin palabras y luego estalló en llantos. Es que como dice, los Rolling Stones lo han atravesado a lo largo de toda la vida. 

“Es como si fuera alguien de la familia, como tener tres o cuatro abuelos y que se te vaya uno. Imagínate que yo lo sigo desde que era un pibito y escuchaba música en mi cuarto. Me gustaba el rock y me gustaban los Stones, entonces es una etapa gigante, muy extensa de más de 30 años que se termina abruptamente, porque sabés que nada va a ser igual; lo que venga va a ser diferente y no estábamos preparados para eso porque a lo largo de los años el grupo había sorteado muchas dificultades y siempre seguía unido. Teníamos la posibilidad de verlos a todos juntos el año que viene en los 60 años del grupo, pero no va a ser así”, dice con la voz entrecortada.

La historia del único comodorense que conoció a Charlie Watts, el legendario baterista de los Rolling Stones

César, asegura que en los últimos años hizo muchos esfuerzos para viajar a ver a su banda. Desde 2017 en adelante presenció decenas de shows, pero la pandemia en 2020 frenó todo. 

Su fanatismo es tan grande, que en 2016 incluso se propuso conocerlos, sabiendo que desde Patagonia todo es más difícil. Su gran deseo era conocer a  Keith Richards y finalmente en 2018 pudo conocerlo en un concierto que dieron en Southampton, Inglaterra, algo que César no olvida.

“Ellos tocaron en mayo, si mal no recuerdo, 22 y 25 de mayo en Londres y 29 de mayo en Southampton, en un lugar más chico", cuenta con nostalgia. "Yo estaba a 100 kilómetros, entonces decidí ir, era otro show más de los Rolling Stones, pero no era económico, y decidí viajar. Me acuerdo que el mismo día que llegué ahí me mandaron un email que tenía la posibilidad de conocer a Keith Richards. Yo estaba totalmente extasiado, en otro planeta, pero tuve un momento de lucidez y me di cuenta que al fondo del todo estaba Charlie Watts, y muy a lo Argentino pregunte si se podía acercar, y se hizo como un teléfono descompuesto y vino”

César asegura que le dio la mano y le agradeció por todo lo que hizo en su vida. A la distancia reconoce que para él “fue como un premio después de tantos años de hacer tantas cosas por los Rolling Stones”

“Me eligieron a mí en un encuentro de 10 personas. Yo solo quería ver a Keith Richards y termine conociendo a Charlie Watts. Pensé que se iba asustar, pero sin embargo, vino se acerco, le pregunto a la intermediaria, que quería y ella le dijo que era un fan de argentina que tenía muchas ganas de conocerlo y tener una foto con él. Entonces vino hacia mi. Yo sabía que él se acercaba y se presentaba, y me dijo: ‘hola, ¿ cómo te va?, soy Charlie Whatts’".

Cuando lo cuenta César está en un cuento. Es que como dice para el fue un sueño un cumplido. "Para mi fue un sueño cumplido, le dije ‘no te quiero molestar mucho, ni hablarte mucho, solo agradecerte todo lo que hiciste en mi vida’, porque sabía que no le gustaba esto de las fotos, ni que le pidan autógrafos. Nunca le gusto ser un rockstar, le gustaba estar en su casa y cumplía con los Rolling Stones en los ensayos, las conferencias, las giras y los conciertos. Él me miró y me dijo ‘te agradezco que vengas de Argentina para conocerme'”, dice con una emoción que traspasa el teléfono.

Así, César logró tener la foto con dos de sus ídolos, en los tradicionales fondos negros que se utilizan para este tipo de imágenes. Para poder acceder a ellas asegura que tuvo que firmar un contrato de confidencialidad, el cual le prohíbe difundir o utilizar las fotografías con fines comerciales. Así, las tiene en su casa, en un lugar que para él es un tesoro.

Por supuesto, cumplió con el pedido, aunque hace dos años, luego de gestiones lo autorizaron a exhibir la foto con Richards, sin embargo, no tuvo respuesta de la gente de Watts, aunque para él eso es lo de menos, ya que como dice ese día cerró un circulo.

La foto con Kith Richard que sí pudo exhibir.
La foto con Kith Richard que sí pudo exhibir.

La entrevista va llegando a su fin, y la pregunta es inevitable. ¿Cómo continuará ahora la leyenda de los Rolling Stones?

César no lo sabe, pero dice lo que siente.” Me parece que el fan es muy contradictorio. Yo ayer te diría que los Rolling Stones tienen que parar, pero hoy pienso que deben continuar y que no va a ser lo mismo. Por supuesto vamos a tener ganas de verlos. El objetivo es que esto continúe. Estar en el escenario hasta el último suspiro”, sentencia el fanático patagónico de The Rolling Stones.

Uno de los videos del concierto de aquel día en que conoció a sus ídolos.