Los Campamentos petroleros fueron mucho más que núcleos habitacionales en torno a los pozos de explotación petrolera. También formaron la suma de esfuerzos anónimos que desde sus lugares de trabajo animaron la vida de esa región durante algunos años.

El Tordillo, ubicado a 45 km. al sudoeste del Campamento Central, funcionó desde el año 1939 hasta 1973 aproximadamente.  Allí se podía presenciar deporte en el club de fútbol, existía por aquellas épocas una sala para proyección de películas cinematográficas, enfermería, y quienes vivían en el Campamento podían asistir a misa, que se ofrecía en los primeros tiempos en la escuela.

Años después de la conformación del Campamento, alrededor del año 1955, se inauguró la ermita a la Virgen de Lourdes, con la presencia de los vecinos y de las monjas canadienses que estaban en el Hospital Alvear.

La historia de la virgen que custodia un yacimiento petrolero en Comodoro

En los campamentos petroleros, generalmente, eran las mujeres las que estaban a cargo de las ceremonias. En El Tordillo lo hacían una vez por semana, donde se acercaban a rezar el rosario a la ermita y daban catequesis a los niños y niñas del campamento, preparadas por las monjas. 

Elba Acosta, que vivía allí y era catequista, comentó a la Secretaría de Cultura que preparó a su hijo para que tomara la Primera Comunión y que cada 8 de diciembre organizaban con profundo fervor y entusiasmo la procesión hacia la ermita

La historia de la virgen que custodia un yacimiento petrolero en Comodoro

Una vez por año llegaba el Obispo para dar el sacramento de la Confirmación. Más adelante, poco antes del desmantelamiento del campamento, se inauguró una capilla, el 8 de diciembre de 1964, ubicada junto a la Enfermería.

Vecinos que se criaron en esa zona visitaron después de varios años pudieron con familiares a el lugar, vieron la ermita y caminaron por la que había sido la calle hacia su casa. Hoy la misma sigue en pie en el predio de la empresa Tecpetrol, recordaron desde el municipio.