Alicia Mabel Reynoso, la enfermera que atendió a los heridos de Malvinas en Comodoro Rivadavia y ahora vacuna contra el Coronavirus. No es la primera vez que como enfermera, su función se vuelve esencial para la comunidad.

Nació en Entre Ríos y tiene 68 años.  Y en pleno conflicto bélico por las Islas Malvinas, formó parte del equipo de las catorce enfermeras de la Fuerza Aérea que ingresaron al Hospital Reubicable en Comodoro Rivadavia para atender a los soldados heridos.

Tras el fin de la guerra, siguió una lucha incansable para visibilizar la labor de las mujeres durante el conflicto militar y recientemente, y el pasado 7 de mayo fue reconocida como veterana de Guerra tras un fallo de la justicia.  

Alicia junto a sus compañeras enfermeras del ejército. Foto: Telefe Noticias.
Alicia junto a sus compañeras enfermeras del ejército. Foto: Telefe Noticias.

Ahora, la pandemia del Covid- 19 la ubica nuevamente en un lugar trascendental: se encuentra trabajando como enfermera en el Centro de Salud de Aldea Grapschental, en Paraná, vacunando contra el coronavirus a adultos mayores.

"Ha sido un año difícil para todos y sobre todo para aquellos que ejercemos todavía la profesión. Somos conscientes de la edad que tenemos, de los peligros que corremos. Yo también soy personal de riesgo, soy mayor, hipertensa, con un ACV recuperada", cuenta Alicia a Telám.

 Sin embargo, Alicia entiende perfectamente el rol de los trabajadores de la salud y la conciencia que debería tener la sociedad en plena segunda. "Yo rezo para que los ciudadanos y ciudadanas tomemos conciencia y no hagamos de esta pandemia un partido político, llevando agua para el molino que conviene. Esto es un problema mundial y la salud nos atañe a todos y no podemos andar pidiendo que salgan, diciendo que no sirven las vacunas, diciendo 'no hagan caso' cuando se nos están yendo muchos argentinos y argentinas y eso nos tiene que doler a todos".

Y concluyó: "Nuestros compañeros no dan más. La única manera de homenajearlos y respetarlos es valorar su trabajo, su profesión, cuidándonos, y aquellos que tienen la función de conducir reconocerlos como profesionales y pagarles el sueldo que dignamente se merecen".