Isabel Castro es madre de uno de los estudiantes que asisten a la Institución Educativa Técnico Industrial (ITIDA) de Soledad, en Colombia. Castro había sido citada, al igual que otros padres de familia, a una reunión en la que se evaluarían los protocolos de bioseguridad que se estaban llevando a cabo en el colegio. El relato indica que estuvo cerca de media hora en la puerta del plantel educativo. 

Isabel contó que fue víctima de un hecho de discriminación por su forma de vestir. Según lo que denunció en redes sociales, y ante los medios de comunicación, la presidenta del Consejo de Padres y Representantes le negó la entrada a las instalaciones del colegio por la ropa que llevaba puesta.

“Yo salí de la casa, y al verme en el espejo, sentí que estaba bien vestida. Yo llevaba un jean y una blusa blanca un poco escotada pero nunca me sentí vulgar”, expresó Isabel Castro, quien, además, recibe ingresos de sus redes sociales.

"Cuando fui a ingresar, una de las señoras delegadas me dice en un tono muy alto que yo no podía entrar a las instalaciones por cómo iba vestida. En el lugar estaban muchos padres de familia y otras delegadas y profesores", dijo.

A la vista de otros asistentes al encuentro, Isabel fue respaldada, y se le permitió el ingreso luego de una acalorada discusión.

Ella argumentó que en ningún momento le faltó el respeto a nadie, y que lo único que buscaba era cumplir con el compromiso que se había pactado con las directivas de la institución, para ese día y hora. “No me sentía vulgar ni mal vestida y en ningún momento le he faltado el respeto a nadie”, manifestó Castro.

La madre de familia contó que la mujer que le impidió la entrada le argumentó su decisión con el manual de convivencia. “No puede venir así, cuando uno viene a la institución, no puede venir así. El manual de Convivencia, léalo”, contó Isabel que argumentaba la otra mujer. Sin embargo, la institución no tiene ningún fragmento dedicado a la ropa que deben usar los padres en las asambleas, por el contrario, la única normativa que existe en cuanto a la ropa se refiere a los uniformes escolares que, se lee allí, deben ser usados adecuadamente por los alumnos. 

Según Castro, otra madre la juzgó por su ropa.

“La reacción de ella fue muy fuerte. Me sentí discriminada porque uno no tiene que señalar, ni juzgar, ni criticar a una persona. Yo me sentí bien vestida (...) el hecho de que tenga tres hijos no quiere decir que deba vestirme tapada, ni verme fea y amargada sin reflejar mi felicidad (...) siempre me he sentido bella”, detalló Isabel.

Con información de Infobae