CÓRDOBA (ADNSUR) - El caso de Unelén sienta jurisprudencia en Argentina, es que por primera vez, un animal recibirá un resarcimiento económico en un caso de violencia en perjuicio de un animal de la fauna silvestre.

El 16 de mayo de 2020, Brigadistas del Parque Nacional Lihué Calel, de La Pampa, se toparon con la puma presa de un cepo que colgaba de un alambre colindante entre el predio del parque y los campos vecinos . Su instinto por huir la lastimó aún más casi triturándole la tapa.

Para poder rescatarla debieron dormirla  y posteriormente, fue atendida por veterinarios. Sin embargo, por la gravedad de la herida en su pata debieron amputársela.   Actualmente, la puma que fue bautizada como Unelen,  vive en una reserva y así deberá vivir el resto de su vida, en cautiverio. 

La Justicia que intervino en el caso de violencia contra un animal de la fauna silvestre avaló un "acuerdo de reparación", por el cual Sergio Neubauer, productor agropecuario, que puso la trampa,  deberá depositar mensualmente 4 mil pesos con revisión del monto cada seis meses.

Este dinero permitirá cubrir los gastos de alimentación, según La Voz.  Así lo decidió la justicia tras desestimar el argumento de la defensa del productor quien dijo que la trampa tenía como finalidad un jabalí para preservar su ganado. 

 Este tipo de trampas se encuentran prohibidas y de hecho, está prohibida la caza de pumas o de cualquier animal silvestre.