Tal como ha anticipado ADNSUR, hay dos proyectos en danza, con algunas diferencias importantes en la concepción de la política a adoptar para comenzar a controlar la superpoblación de perros en Comodoro Rivadavia, que tendría una proporción del 50 por ciento sobre la población humana, cuando la Organización Mundial de la Salud recomienda que esa tasa no supere el 10 por ciento.

Las iniciativas coinciden en establecer una política de castración masiva, además de la desparasitación y vacunación del total de los animales, pero difieren en relación al tratamiento de los animales que están en situación de calle.

Para el Frente de Todos, los perros callejeros deben ser castrados, vacunados y devueltos al lugar en el que fueron hallados,  bajo la concepción de que los animales en esa condición se vuelven menos territoriales y por tanto desaparece cualquier riesgo de agresividad, además de que por sí tienen una expectativa de vida más corta. El proyecto prohíbe la construcción de “perreras” o de albergues temporales, procediéndose al cierre de los existentes previamente.

Para Juntos por el Cambio, se debe recuperar el dispensario canino creado en el año 2004, como espacio de alojamiento temporal de los animales sin dueño, a la espera de lograr la adopción. Incluso se plantea instalar un segundo dispensario en zona norte. El proyecto prevé recuperar el servicio de perrera para retirar a los animales de la vía pública, que no podrán circular sin el acompañamiento de sus dueños y sin el debido registro municipal.

Además, el bloque opositor contempla la eutanasia para casos de perros con antecedente de agresividad grave y que no puedan resociabilizarse. Sobre ese punto, el presidente del bloque, Tomás Buffa, dijo días atrás que la declaración de municipio “no eutanásico” puede chocar contra ese procedimiento que está legalmente habilitado para casos en que el veterinario no puede recuperar a un animal gravemente enfermo, por ejemplo, para evitarle sufrimientos mayores.

Por otro lado, los ediles tuvieron para su análisis el informe presentado por el Departamento de Zoonosis de la provincia, que contabilizó 29 casos de hidatidosis entre los años 2009 y 2020 en Comodoro Rivadavia.