COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Cuando abrió Café Martínez en Comodoro, Florencia Aparicio, la protagonista de esta historia, decidió postularse al trabajo. Había conocido la franquicia en sus viajes a Buenos Aires y le gustaba como era el café. Así, decidió intentarlo y aprovechar la experiencia de moza que había tenido en Capot Café- un restobar de la calle Alvear- y los conocimientos como bartender por un curso que había hecho dos años antes.

Era el año 2016 y “Flor”, como la conocen todos, no imaginaba que ese trabajo le iba a cambiar la vida, hasta llevarla a participar en un concurso internacional de Arte Latte, el arte de dibujar con leche por encima del café expresso, técnica que surgió en Estados Unidos en la década del 80.

“Cuando arranqué en Martínez por el perfil me pusieron en cafetería, y si bien siempre me gustó el café, me gustaba tomarlo y leía mucho sobre el tema, no tenía conocimiento. Pero acá nos capacitaron a todos, porque más allá de que yo hago el café todos tenemos que saber explicarles a los clientes el café que hay y con qué se puede acompañar”, contó Flor en una entrevista con ADNSUR. 

Así, entre trabajo y placer, Flor se sumergió en la historia del Café, los tipos de granos que hay, los procesos y la práctica. Para enseñarle la franquicia envío un capacitador de Buenos Aires por una semana a Comodoro. Él le enseñó la técnica del arte latte. Esa fue la puerta de entrada.

“Cuando me enseñaron me empezó a interesar mucho más. A partir de ahí empecé a practicar con dibujos básicos, y me interesó más y empecé a averiguar, a mirar videos de Instagram, hacer cursos online y empecé a improvisar con arte latte 3D, algo que acá no se ve mucho acá, pero si en Asia”, cuenta la joven.

Flor, que en la actualidad vive en Próspero Palazzo, asegura que toda la vida le gustó dibujar, “desde chica”. Cuando habla se nota que le apasiona lo que hace y admite que realizar este arte hasta cambió su forma de sentir el trabajo. “Esto me divierte y hace que me entretenga en mi trabajo. Este año fue como que se dio toda esta repercusión y la verdad que a mi me gusta, porque estoy muy cómoda en mi trabajo, y esto me motiva todos los días a venir, hace que sea más entretenido, también por la interacción con la gente”.

Es moza en Comodoro, estudia criminalística y con el Arte Latte convirtió su trabajo en un hobby

UN ARTE EN CRECIMIENTO

Florencia, quien además toca la batería y cursa el último de Criminalística en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, hace tiempo viene incursionando en este mundo del Arte Latte. Sin embargo, este año se hizo más conocida en su oficio y su Instagram comenzó a sumar más seguidores, al punto que dejó de ser personal y pasó a ser más de su arte.

“Mis compañeros siempre me decían que suba las cosas a Instagram porque yo no tengo Facebook y empecé a darlo a conocer y la gente se entusiasmó. Muchos vienen, le sacan fotos a su café y me piden cosas. Pero también algunos me escriben por el Instagram, entonces me mandan mensajes y me preguntan si pueden pedir algo que les guste. Yo le digo que sí, que le digan al mozo, y si se puede lo hago, más allá del café, también en la chocolatada para los chicos”.

A Flor le han pedido de todo, desde el dibujo de una banda de K pop - género musical que mezcla el pop, hip hop, música electrónica o el R&B-, una araña gigante saliendo de la taza y hasta dibujos animados, como Garfield, Bob Esponja y por supuesto Los Simpson, sus favoritos.

Pero lejos de parecer sencillo, el arte latte tiene sus complicaciones y técnicas que hacen al éxito o fracaso del dibujo. “No es algo que se haga así no más, requiere su aprendizaje. Practicando me he dado cuenta y he visto cosas que son importantes. Por ejemplo, he visto a especialistas hablando del tipo de café o tipo de leche que usan. Antes por ahí no le prestaba tanta atención y con el tiempo vas cambiando de marca, y me he dado cuenta que cambia mucho el tenor de la leche, así también como la leche descremada no sirve mucho. Además, siempre tiene que estar fría porque si está caliente no se puede y también hay que usar distintos tipos de café porque algunos son muy ricos pero son mejores para tomar solo, y otros hacen que con la leche sea muchísimo más fácil hacer el dibujo y que quede con mejor textura. Las tazas también son importantes, porque los baristas usamos unas tazas que tienen una boca más ancha y base más redondeada que es muchísimo mejor para preparar café. Pero lo fundamental es que el café esté bien molido, que la máquina esté limpia, que el café esté limpio y saber calibrar, porque podés saber dibujar pero si no sabes como sacar el café no vas a poder sacar el dibujo. Así que son un montón de cosas importantes”.

Es moza en Comodoro, estudia criminalística y con el Arte Latte convirtió su trabajo en un hobby

UN PRIMER OBJETIVO CUMPLIDO

En noviembre Florencia participó de una Batalla Internacional entre Argentina y Chile, organizada por Expo Café Chile y Expo Café Argentina. La organización convocó a baristas de ambos países y fueron seleccionados 8 por equipos.

Florencia fue una de ellas y pese a que la batalla la ganó el país vecino, el resultado para ella fue más que favorable ya que al ser online en esta edición, la organización argentina pre seleccionó al equipo para que al año próximo participe en la edición presencial con los gastos de viaje cubiertos. Para ella significa el comienzo de algo, un paso en este arte que crece.

“En su momento yo a modo de broma decía me encantaría viajar con el café y ahora se me da la posibilidad de viajar con esto, estoy contentísima. Por el momento mantenemos el contacto con el resto de mi grupo, tenemos coordinadores que nos ayudan a practicar y si bien en esta no nos fue bien, en la próxima queremos que nos vaya mejor. Pero la verdad que estoy muy contenta, estoy muy concentrada con el tema de la Universidad, pero no quiero abandonar esto. Trato de subir fotos todos los días, me he capacitado por mi cuenta en Buenos Aires el año pasado y en cuarentena he hecho cursos online con especialistas. Estoy tratando de mantener eso, porque esto comenzó como un trabajo, me empezó a gustar y ahora se me están dando oportunidades que no pensé que iba a tener. Empezó como un hobby, pero yo salgo de acá y hago café, hago café en mi casa, no se si es hobby o trabajo, pero sé que lo disfruto mucho”, sentenció, esta joven que hizo de un trabajo su arte y su hobby. 

Instagram (@mflor_ap)